La Justicia espera que Bergara identifique a los secuestradores

Habrá una rueda de reconocimiento a la que serán sometidos los dos policías presos
LA PLATA.- La policía continuaba anoche buscando al ex policía José Pardini, el único prófugo por el secuestro de Leonardo Bergara. "Pardini es una pieza clave en esta investigación. Hace rato que lo venimos investigando por otras causas federales... causas graves. Estamos cerca", dijo un investigador de Quilmes a LA NACION. Pardini es el dueño de un Renault 9 incautado por la policía y se sospecha que ese auto fue usado por los secuestradores para capturar a Bergara.

Mientras se intensificaba la búsqueda del sospechoso, la Justicia definía ruedas de reconocimiento en las que la víctima intentará reconocer a sus captores. A esos reconocimientos serán sometidos los dos policías detenidos: los tenientes Maximiliano Costa y Víctor Vega. A Bergara también se le mostrará el Renault 9 de Pardini, el único sospechoso que permanece prófugo.

Hasta el momento, los investigadores manejan estas hipótesis: que se trató de un secuestro extorsivo, aunque "atípico"; que pudo haber sido un autosecuestro y que la víctima fue raptada para que su hermano Gustavo pagara una deuda. La teoría del autosecuestro es la que, anoche, tenía menos fuerza, según fuentes del caso.

El gobernador Daniel Scioli insistió, en diálogo con LA NACION, en las características "extrañas" del caso. "Hay muchos elementos extraños: las llamadas cruzadas de los policías, el pago de rescate en Pinamar, el traslado del secuestrado a la casa del policía... Ahora hay que dejar que actúen la fiscal y el juez. Estamos dando una lucha muy fuerte contra el delito", dijo.

Otra fuente con acceso al expediente sostuvo que a los investigadores les llama la atención "la extrema frialdad con la que actúa la familia "al negociar el rescate como si fuera la compra de un electrodoméstico. Eso, además de los gestos de audacia de la banda, que, por ejemplo, trasladó varias veces al detenido".

Por su parte, la fiscal federal que investiga el caso, Silvia Cavallo, dijo ayer a la prensa: "Tenemos que acabar con esta banda".

El empresario fue secuestrado el 22 de diciembre pasado, cerca de su casa, en un barrio residencial de Ranelagh, muy cerca del Golf Club.

Los captores tenían chalecos de la policía. Poco después se confirmaron las primeras sospechas: no era sólo la ropa, había policías involucrados. Costa era el jefe de calle de la comisaría 1a. de Quilmes y Vega trabajaba en la jefatura distrital de Berazategui. El jefe de Vega, el capitán Juan Vicente Cardozo, también fue detenido, aunque poco después lo liberaron por falta de pruebas.

También fue liberado por falta de pruebas otro sospechoso, el ex policía Néstor Daniel Ocampo, exonerado en 1990. Hay otro policía que permanece detenido y que sería indagado en las próximas horas por la fiscal Cavallo: Jorge López, el dueño de la casa donde fue encontrado Bergara, después de 33 días de cautiverio en los que nunca pudo escuchar las negociaciones ni las conversaciones entre los captores, ya que subían el volumen de una radio y le ponían algodón en los oídos, según declaró.

Dijo también que en esos 33 días sólo lo bañaron tres veces, de la cabeza para abajo.

Comentá la nota