La justicia espera que ahora lleguen pruebas de Miami

El veredicto de la justicia de Miami podría darle un nuevo impulso a la investigación argentina del caso de la valija.
Los investigadores locales confían en que, con el juicio terminado, Estados Unidos empiece a colaborar: envíe a Buenos Aires las pruebas solicitadas y responda si accederá a extraditar a Alejandro Antonini, recluido desde hace más de un año en el estado de Florida.

Por ahora, la justicia argentina obtuvo muy poco de Washington. El gobierno norteamericano nunca envió los testimonios recogidos en el juicio y no contestó siquiera el pedido del juez Daniel Petrone, que hace un mes y medio solicitó una autorización para viajar a recoger documentos y entrevistar a los protagonistas.

Antonini está prófugo de la justicia argentina, lo mismo que Daniel Uzcátegui y su padre, el ex vicepresidente de la petrolera Pdvsa Diego Uzcátegui. Los Uzcátegui están en Venezuela, que tampoco respondió la solicitud para que fueran trasladados a la Argentina para ser juzgados.

Con la mayoría de los acusados prófugos y decenas de testimonios contradictorios, a la causa de Buenos Aires, que ya pasó por seis jueces, les resulta difícil avanzar. Pero no está frenada. En las últimas semanas, el juez volvió a citar como testigos a la policía María del Luján Telpuk y al agente de la Aduana Jorge Lamastra, que confirmaron lo que había sostenido Antonini desde Miami: que la madrugada en que se decomisó la valija con 800.000 dólares ingresaron en el país otras maletas sin ningún tipo de control. Según Antonini, en ese vuelo llegó a la Argentina otra maleta con 4.200.000 dólares.

Ante este escenario, las grabaciones tomadas por el FBI y las declaraciones del juicio de Miami abren un universo nuevo a los investigadores locales, según coinciden los funcionarios vinculados con el caso. Sobre todo, si se resuelve que las escuchas realizadas por los agentes norteamericanos son válidas para la ley argentina, una definición que generará un gran debate.

El único de los acusados al que se pudo indagar es el ex funcionario kirchnerista Claudio Uberti, que no está procesado. Petrone le dictó una falta de mérito y hace meses que la Cámara en lo Penal Económico tiene que resolver si confirma esa decisión.

Según el juez, no había pruebas suficientes para procesar a Uberti porque no se había logrado corroborar que conociera lo que Antonini llevaba en la valija. Para el juez, lo que se investiga no es un posible caso de contrabando, sino de lavado de dinero, un delito excarcelable y más difícil de probar.

En su apelación, la fiscal María Luz Rivas Diez discutió la calificación y aportó datos para demostrar que Antonini y Uberti se conocían desde mucho antes. Lo decidirán los jueces de la Cámara en lo Penal Económico.

"EL DELITO QUEDÓ COMPROBADO"

El delito de Hugo Chávez y del matrimonio Kirchner quedó completamente comprobado. Al menos en otros países, la Justicia empieza a llegar", dijo ayer la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, al evaluar el veredicto de la justicia de Miami. Carrió añadió que "no sólo delinquieron ambos gobiernos, sino que trataron de encubrir el delito a la justicia de sus propios países". Para la líder de la Coalición Cívica, el veredicto "es la prueba del absoluto desprecio institucional y de la matriz de saqueo y soborno entre ambos gobiernos".

Comentá la nota