La Justicia allanó las oficinas de Aerolíneas

La Justicia allanó las oficinas de Aerolíneas
El juez federal Sergio Torres, sin oficio previo, se llevó de la sede central en la calle Bouchard el contrato firmado hace unos días para la adquisición de 20 Embraer por u$s 700 millones.
El juez federal Sergio Torres allanó ayer a la tarde las oficinas de Aerolíneas Argentinas por una denuncia de sobreprecios en la compra de los aviones Embraer. El monto oficial del gasto en esta operación es de u$s 700 millones. El contrato fue rubricado y anunciado entre la presidenta Cristina Fernández y su par Lula da Silva en Brasil hace dos semanas.

Para sorpresa de varios directivos de la reestatizada, el juez Torres, sin haber mandado un oficio previo y sin haber pedido el expediente con antelación, allanó pasado el mediodía la oficina central de Aerolíneas sobre la calle Bouchard.

Se llevó una copia del contrato firmado con Embraer para la compra de 20 aviones E 190, con capacidad para transportar 104 pasajeros por u$s 700 millones, tal como fue informado oficialmente. La denuncia de sobreprecios e incumplimiento de deberes de funcionario público fue presentada por el abogado Ricardo Monner Sanz.

En Aerolíneas confirmaron el allanamiento. El contrato con Embraer ya está firmado, pero todavía falta perfeccionarlo. Resta definir algunos aspectos del financiamiento, que en un 85 por ciento correrá por cuenta del banco brasileño BNDES.

El convenio en cuestión todavía no fue explicitado en su detalle. En el Gobierno sólo se habló de los u$s 700 millones, que le pone un precio de 35 millones a cada avión. Ante la denuncia de un supuesto sobrecosto, el secretario de Transporte dijo que la cifra incluye algunos extras como los servicios de simulador de vuelo, mantenimiento y provisión de repuestos por un determinado tiempo, entre otras cosas.

Las dudas por el precio de los Embraer surgieron a partir de los u$s 32 millones que pagó Aerolíneas por los aviones Boeing 737/700 Nueva Generación a comienzos de año.

Los Embraer fueron adquiridos para Austral. Reemplazarán los MD 80, muchos de ellos con más de 20 años de vuelo. Su utilizarán para viajes de cabotaje y entre provincias.

De avanzar la investigación, el golpe para Aerolíneas-Austral puede ser doble. Si se frena la transacción, la empresa puede quedarse sin una parte importante de su plan negocios, en el que la suma de aeronaves más modernas para bajar costos es un punto central. Por otro lado, se puede salpicar al gobierno de Brasil, gran motorizador de la privatizada Embraer en la que todavía conserva poder de veto y acción de oro. La operación se cerró en tiempo récord gracias también al crédito blando del estatal banco BNDES.

El juez Torres también lleva otra causa caliente de la firma nacionalizada. Es una denuncia por estafa procesal contra directivos de Iberia y el banco Banesto por un crédito de u$s 42 millones pendiente de pago en el concurso de acreedores de Aerolíneas Argentinas.

El abogado Monner Sanz también recurrió a la Justicia para esclarecer los costos y la necesidad comercial de un vuelo a Montevideo en el que viajaron Mariano Recalde y ocho amigos para ver el partido de las Eliminatorias al Mundial de la Selección de fútbol. La causa está en manos de la jueza María Servini de Cubría.

Primer paro a la gestión estatal

Cuatro gremios de Aerolíneas (pilotos, personal superior, maleteros y aeronavegantes) hicieron ayer el primer paro a la gestión estatal. Fue entre las 6 y las 9.30. Hubo varios vuelos demorados. La medida fue en solidaridad por la endeble situación del gremio de los aeronavegantes a punto de ser intervenido por el Gobierno por la indefinición de sus elecciones internas. A pesar de que Aerolíneas dijo que la medida afectó a toda la aviación aerocomercial, LAN y Austral no tuvieron inconvenientes y Aeroparque funcionó normalmente.

Comentá la nota