La Justicia alemana pidió la captura internacional de Videla

Es por la desaparición de un obrero alemán en Argentina en 1978.
La Audiencia de Nuremberg, ciudad en la que se procesó y condenó a los gerifaltes nazis tras las Segunda Guerra Mundial, emitió ayer una orden internacional de detención contra el ex dictador argentino Jorge Rafael Videla, al que acusa de la muerte del ciudadano alemán Thomas Stawowiok durante la dictadura militar.

El caso fue reabierto el año pasado después de que en 2007 Argentina denegara la extradición de Videla alegando que el ex dictador debía responder por sus crímenes ante los tribunales argentinos.

La reapertura se debe a que se encontraron los restos de Stawowiok, partidario de los montoneros y afiliado a la Unión de Estudiantes, quien desapareció el 21 de febrero de 1978 cuando tenía 20 años y trabajaba como químico en una fábrica de Buenos Aires y era egresado del colegio industrial Otto Krause. Entre la juventud peronista de la época era conocido como "el alemán".

El padre de Stawowiok, Desiderius -que cuenta ya 84 años- viajó a la Argentina hace casi dos años después de recibir noticias de que entre los restos humanos encontrados en 2004 en una fosa común de Lomos de Zamora podría encontrarse el cadáver de su hijo.

El Equipo Argentino de Antropología Forense comparó los datos genéticos de Desiderius con los restos encontrados y dictaminó la relación filial, además de establecer que el cadáver presentaba signos de torturas y de baleo que le habrían causado la muerte.

Thomas Koch, portavoz de la Audiencia de Nuremberg, confirmó a Reuters la emisión de la orden internacional de arresto.

Este portavoz judicial considera "poco probable" que la Argentina acceda a extraditar a Videla, pero justifica la decisión alemana como una llamada a la comunidad internacional para hacer imposible cualquier posible viaje de Videla al exterior.

Koch también indicó que el proceso se reabre "porque ahora se han identificado los restos de una persona y sabemos que fue asesinada".

El juez argentino Sergio Torres ya denegó la extradición basándose en que Videla había sido juzgado y condenado en la Argentina.

El caso judicial en Alemania se inició en 1990 cuando la Fiscalía de Nuremberg instó diligencias judiciales contra Videla y Massera por los casos de dos desaparecidos alemanes, Elizabeth Kässemann -hija del pastor luterano Klaus Ernst Kässemann- y Klaus Zieschank.

En 2004 se pidió la extradición a la vez que se unía al sumario el caso de Stawowiok. Al no aparecer su cadáver la Justicia alemana archivó el caso, reabierto tras el descubrimiento de sus restos.

Videla, de 84 años, está detenido desde 2008 en la guarnición militar de Campo de Mayo. Próximamente enfrentará ante los tribunales argentinos la acusación de 30 homicidios, 552 secuestros y 264 desapariciones.

Condenado a perpetuidad en el juicio a las juntas, sólo cumplió cinco años de prisión al ser indultado por el presidente Menem. En 1998 volvió a la cárcel mientras se investigaba el robo de bebés, pero los jueces argentinos le dieron el beneficio de la prisión domiciliaria, que se le acabó en 2008, cuando fue recluido en un destacamento militar.

Comentá la nota