Juró la doctora Silvia Monserrat para el flamante Juzgado de Familia local.

Juró la doctora Silvia Monserrat para el flamante Juzgado de Familia local.
Desde hoy comienza a funcionar el postergado Juzgado de Familia. Su titular, doctora Silvia Monserrat y sus colaboradores ayer prestaron juramento en la sede de Uriburu al 700. La dependencia trabajará en Yrigoyen al 800.
En un acto celebrado ayer por la tarde en la sede judicial de calle Uriburu al 700, prestaron juramento los nuevos funcionarios del flamante juzgado de Familia, a funcionar en calle Yrigoyen 857.

En la sala de audiencias del juzgado Criminal N° 1, la doctora Silvia Monserrat fue puesta en funciones, al igual que su equipo de colaboradores, ante un importante número de letrados y allegados que conforman la familia judicial local, dependiente del departamento de Azul.

Sobre el nuevo organismo, se lo considera como foro especializado que tratará todos los temas relacionados con familia, los derechos de familia propiamente dichos, violencia familiar, el sistema de protección para niños, niñas y adolescentes o salud mental, en lo que se refiere a internación o inhabilitación.

Se desprende que con la nueva dependencia, se logrará descomprimir además la tarea que venían llevando adelante los juzgados en lo Civil y Comercial, donde generalmente derivaban las causas de dicho tenor.

Sobre la conformación del flamante juzgado, se alude a sus respectivos integrantes, un equipo técnico que prestará colaboración a la jueza, entre ellos peritos, médica psiquiatra, psicóloga y dos trabajadoras sociales, que ayer también prestaron juramento.

Además de la jueza, fueron puestos en funciones los consejeros de familia, funcionarios que actuarán en la etapa previa, un especie de mediador, conciliador de las partes.

Su función será de trabajar con la familia, apoyados del equipo técnico asesor para intentar encontrar una solución compartida. Se alude al respecto que la estadística da cuenta que dicha intervención logra resuelve el conflicto, y así evitar al contradictorio. El flamante sistema prevé celeridad e inmediación, dad que la jueza en este caso estará directamente en contacto inmediato con las partes, lo que implica que el proceso sea mas rápido.

El nuevo Juzgado de Familia comienza a funcionar desde hoy, con las falencias claras que padece el sistema judicial en general, especialmente en infraestructura y recursos humanos.

Comentá la nota