Se juró en Concepción del Uruguay la nueva Constitución Provincial

En el acto celebrado entre el Colegio Justo José de Urquiza y la Plaza Francisco Ramírez, se juró la Carta Magna. El inicio tuvo una demora de casi media hora por el retraso del avión de línea que traía al gobernador Sergio Urribarri desde Grecia.
El presidente de la Convención, Jorge Busti, juró, a las 11.09, la nueva Constitución Provincial, luego lo hicieron los otros convencionales y a las 11.41 fue el turno del mandatario gobernador Sergio Urribarri. En su discurso, Busti destacó que se trata de un texto “moderno y progresista” y que tiene “una característica que la hace única en el país: el 22 de enero hicimos una convocatoria para que el pueblo presente iniciativas y esta Constitución la concretamos con las voces de toda la entrerrianía”. En tanto, el mandatario provincial expresó que la Carta Magna “es el resultado del consenso, de lo que debe ser la expresión del pueblo entrerriano”, y confió en que “sea más respetada por su espíritu que por su texto, que sea inspiradora de los más jóvenes y sirva al perfeccionamiento de las instituciones y de la democracia y no del uso del poder”.

El inicio se postergó casi media hora por la demora del gobernador, proveniente desde Grecia, que fue trasladado en el helicóptero policial hasta el aeropuerto de Concepción del Uruguay. Recién entonces Busti inició la jura de la Constitución, como presidente de la asamblea reformadora; luego tomó juramento al secretario de la Convención, José Antonio Reviriego; la prosecretaria, Graciela Pasi; los convencionales constituyentes por orden alfabético –sólo faltó el radical Luis Brasesco, afectado por un problema de salud–; el presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Daniel Carubia; el vicegobernador, Eduardo Lauritto; y finalmente Urribarri, cuando el reloj marcaba las 11.41.

En su discurso, Busti destacó que “los lugares tienen una significación histórica fundamental, porque a través de ellos se logra la memoria y la conciencia de los pueblos”, y puntualizó que los entrerrianos “somos la síntesis histórica de la construcción de José Gervasio Artigas, Pancho Ramírez, Justo José de Urquiza y Ricardo López Jordán”.

Enseguida hizo una referencia histórica de la significación que tiene Concepción del Uruguay, tanto por sus figuras políticas como por sus monumentos y lugares a los que se rindió homenaje trasladando la jura de la nueva Carta Magna hacia el sur entrerriano. Como también repudió “la campaña del desierto que encabezó un ex alumno del Colegio Nacional fue un genocidio; me duele también recordar la visita que realizó el mayor genocida de este pueblo, Jorge Rafael Videla”; y destacó que fue esa ciudad en la que el dictador Pedro Eugenio Aramburu anunció la derogación de la Constitución Nacional de 1949.

El ex mandatario dijo estar “emocionado”, pero también “honrado y orgulloso de presidir esta reforma”, al tiempo que destacó “no hubo miserias individuales, ni sectarismos. Sí hubo discusiones acaloradas, pero hoy Entre Ríos tiene una Constitución moderna y progresista, que tiene una característica que la hace única en el país: el 22 de enero, en el inicio de las actividades, hicimos una convocatoria para que el pueblo presente iniciativas y esta Constitución la concretamos con las voces de toda la entrerrianía”.

Además, destacó que “en muchos artículos se expresa un alto sentido humanista; varones y mujeres tiene igualdad y equidad de género, de la misma manera que consagra el derecho a la vida; está desterrada toda posibilidad de derrocamiento de los poderes constituidos y hemos consagrado normas de defensa de las instituciones; también tenemos todo un capítulo destinado a la defensa de medio ambiente y de nuestros recursos, y hoy le podemos decir a nuestro pueblo que defendimos la tierra, los montes y nuestro río; además, dejamos establecido que los trabajadores no ingresarán a la administración pública si no es por concurso previo e instauramos la eliminación progresiva de los pagos en negro”, enfatizó.

Más adelante, Busti remarcó que “al igual que los convencionales de 1933, a nosotros nos tocó trabajar en un tiempo de crisis y de alta conflictividad por la protesta del campo. Cada uno de los convencionales tomó una postura, pero nunca las trajimos al plenario”, al tiempo que acotó que “el proceso de reforma de la Constitución estuvo signado por cuatro palabras: diálogo, pluralismo, consenso y respeto; así encontramos la diversidad”.

Luego fue el turno del gobernador Sergio Urribarri, quien afirmó que este sábado 11 de octubre “es un día muy importante para Entre Ríos porque la provincia da una muestra concreta de que quiere ir para adelante”, y recordó que la nueva Carta Magna fue el resultado “de un proceso que necesitó de consensos y mucho diálogo”, pero enfatizó que “que termina con normas que se generaron y otras que se adaptaron a los tiempos que vivimos, y eso nos enorgullece a todos”.

“Hay un sentir de todo el pueblo entrerriano que festeja el resultado de semanas y semanas de trabajo de la Convención Constituyente y el resultado es fruto del consenso de lo que debe ser la expresión del pueblo entrerriano”, añadió el mandatario.

El gobernador señaló que “vivimos un momento histórico a nivel mundial, donde los paradigmas dominantes están cambiando y eso nos obliga a prensar y actuar con inteligencia y con un sentido amplio y de equipo”, pero confió en que “la Constitución ayude en este proceso y que los convencionales se hayan anticipado a ese cambio de conciencia en el mundo como lo hicieron esos ilustres convencionales hace 75 años”.

Urribarri también expresó su deseo para que “esta Constitución sea más respetada por su espíritu que por su texto; que sea inspiradora de los más jóvenes y sirva al perfeccionamiento de las instituciones y de la democracia y no a perfeccionar el uso del poder; quiera Dios que promueva la transparencia, la eficiencia y la búsqueda de un mejor resultado de la cosa publica; y pueda superar la difícil prueba del tiempo y la coyuntura”.

En otro tramo de su discurso, Urribarri deseó “que este espíritu reformista se traslade también a la Legislatura y allí se pueda completar este enorme trabajo y se aborden aspectos en los que el proceso de reforma no pudo avanzar, como las modalidades que atentan contra la representatividad genuina en Entre Ríos”, y consideró que si no se logra eso “la sociedad habrá perdido una gran oportunidad de liberarse de algunos elementos que con su influencia le generan un enorme costo a la sociedad y de quitar del camino a quienes nos generan la falta de credibilidad y desprestigio a la dirigencia política”.

El acto se había iniciado puntualmente a las 10, con el descubrimiento de las placas de homenaje a Arturo Sampay –redactor de la Constitución de 1949–, en la puerta de ingreso al Colegio Nacional; al federalismo entrerriano y a sus caudillos, en el cantero central de la plaza General Francisco Ramírez, y a la Convención Nacional de 1949 y los constituyentes entrerrianos, en una ceremonia cuyos discursos fueron relatados para hipoacúsicos.

En el inicio de la ceremonia, los convencionales y el presidente del STJ, Daniel Carubia, recorrieron las instalaciones del Histórico Colegio Nacional donde fueron recibidos por el vicegobernador Lauritto, el intendente de Concepción del Uruguay, Marcelo Bisogni (PJ), y el rector de esa institución, Julio Giqueaux, acto que culminó con el emplazamiento de una placa en homenaje al constitucionalista Arturo Sampay, y en el que el intendente local destacó que la ciudad “se siente orgullosa de que los constituyentes la eligieran para ser sede de un acto histórico”, y anunció que en los próximos días “se convocará a todo el arco político y a toda la comunidad para que la ciudad dictar su propia carta orgánica”.

Luego se celebraron sendos homenajes “al federalismo entrerriano y sus caudillos” y a la “Convención Nacional de 1949”. En ese marco, Fabián Rogel (UCR) expresó que “la entrega de la Constitución a Concepción del Uruguay cierra un capítulo de la vida institucional de la provincia. Aquí empezó todo, aquí dijimos no a un modelo de Nación para pocos”, y destacó que “los dirigentes dejamos afuera de esta asamblea las banderías pequeñas y pensamos en el pueblo. Al igual que en 1933, que no reinaba la democracia y había crisis, hoy cae la timba financiera y se produjo la crisis del campo”.

La tercera placa descubierta fue en homenaje a los convencionales constituyentes de 1949. Celeste Pérez (PJ) destacó a los caudillos como quienes “hicieron una bisagra en el país”, y expresó que “el compromiso es ratificar que somos custodios y soldados de la democracia”.

Comentá la nota