Jure: "No voy a negociar si sigue la actitud del apriete"

El jefe comunal declaró que el paro que decretó el sindicato es más por razones políticas que salariales. Además, dijo que jamás prometió pagar $ 200 desde octubre y que no dará concesiones irresponsables. Pero, a la vez, deslizó que mañana presentará una nueva propuesta para destrabar el conflicto
El in­ten­den­te Juan Ju­re ase­gu­ró que su go­bier­no ja­más les pro­me­tió a los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les un au­men­to de 200 pe­sos des­de oc­tu­bre. "Era una po­si­bi­li­dad. Te­nía­mos que sen­tar­nos a ha­blar pa­ra ver si era fac­ti­ble. El ac­ta fir­ma­da con el sin­di­ca­to es cla­ra y di­ce exac­ta­men­te eso. Si al­guien les min­tió a los tra­ba­ja­do­res, no he si­do yo", de­cla­ró.

En un día com­pli­ca­do, des­pués de que un gru­po de mu­ni­ci­pa­les pro­tes­ta­ra fren­te al Pa­la­cio de Mó­ji­ca y a ho­ras de una nue­va au­dien­cia en la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo, Ju­re re­ci­bió a PUN­TAL pa­ra ha­blar, por pri­me­ra vez, del pa­ro por tiem­po in­de­ter­mi­na­do que gol­pea a su ges­tión.

Dis­pa­ró de­fi­ni­cio­nes fuer­tes. Di­jo que el con­flic­to se ini­ció más por la pe­lea in­ter­na que el sin­di­ca­to mu­ni­ci­pal tiene con ATE que por rei­vin­di­cio­nes sa­la­ria­les. Insinuó que apli­ca­rá san­cio­nes si ma­ña­na no se le po­ne fin al pa­ro y ase­gu­ró que su go­bier­no ha da­do un au­men­to sa­la­rial por en­ci­ma de la me­dia. También destacó que los empleados tienen un régimen laboral de 6 horas diarias y un sueldo mínimo de 2.200 pesos.

Pe­ro no só­lo lanzó crí­ti­cas. Tam­bién de­jó puer­tas abier­tas pa­ra en­con­trar­le una sa­li­da al con­flic­to. No des­car­tó que él mis­mo comience a dialogar con Wal­ter Ca­rran­za, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del gre­mio, aun­que pu­so con­di­cio­nes: "No me voy a sen­tar a ne­go­ciar si el marco de la dis­cu­sión es con la gen­te en la ca­lle, con los bom­bos y si si­gue la ac­ti­tud del aprie­te".

Ade­más, des­li­zó que ma­ña­na, cuan­do se produzca la nue­va au­di­cien­cia en la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo, el go­bier­no pre­sen­ta­rá una nue­va pro­pues­ta sa­la­rial. Aun­que di­jo que no com­pro­me­te­rá las cuen­tas mu­ni­ci­pa­les.

-¿Por qué se lle­gó a es­te con­flic­to? El gre­mio se­ña­la que fue el go­bier­no el que in­cum­plió un acuer­do que con­tem­pla­ba el pa­go de 200 pe­sos a par­tir de oc­tu­bre.

-Bue­no, si al­guien les min­tió a los tra­ba­ja­do­res, ése no fui yo. He cum­pli­do ab­so­lu­ta­men­te con to­dos los com­pro­mi­sos que asu­mí con el gre­mio des­de el pri­mer día en que soy in­ten­den­te. Nues­tro go­bier­no dio los in­cre­men­tos sa­la­ria­les más im­por­tan­tes en mu­cho tiem­po. Des­de que soy in­ten­den­te los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les han me­jo­ra­do sus ha­be­res, los que me­nos co­bran, en un 30 por cien­to. No de­be ha­ber pa­rá­me­tro en nin­gu­na ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal, en ple­na cri­sis y con to­das las di­fi­cul­ta­des exis­ten­tes. Lo que pa­sa es que no se pue­de re­cu­pe­rar lo que han per­di­do en mu­chí­si­mos años. De he­cho, di­mos un au­men­to de 300 pe­sos en oc­tu­bre del año pa­sa­do, vol­vi­mos a dar otros 300 en sep­tiem­bre de es­te año y fir­ma­mos un con­ve­nio pa­ra ana­li­zar la fac­ti­bi­li­dad de un au­men­to de 200 pe­sos en oc­tu­bre. Eso de­be que­dar cla­ro: lo que di­ce el acuer­do es que se ana­li­za­rá la fac­ti­bi­li­dad de un nue­vo au­men­to, cuán­do em­pe­za­ría a pa­gar­se y de qué ma­ne­ra. Bue­no, es­ta­mos cum­plien­do: en sep­tiem­bre les di­mos el au­men­to y aho­ra es­ta­mos pro­po­nien­do pa­gar en di­ciem­bre los 200 pe­sos, más el 100 por cien­to de in­cre­men­to en las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res por hi­jo. Creo que es ab­so­lu­ta­men­te ra­zo­na­ble.

-¿El go­bier­no no te­nía po­si­bi­li­da­des de evi­tar el con­flic­to? ¿No de­bió apos­tar­se más por la ne­go­cia­ción y el diá­lo­go?

-No. No­so­tros siem­pre he­mos te­ni­do la dis­po­si­ción al diá­lo­go, siem­pre lo he­mos prac­ti­ca­do y he­mos te­ni­do una re­la­ción co­rrec­ta con el gre­mio. Pe­ro hay al­gu­nos otros fac­to­res que han de­ter­mi­na­do que no se po­día evi­tar. Por­que si de es­ta si­tua­ción que es­toy plan­tean­do se sa­le con un pa­ro de tiem­po in­de­ter­mi­na­do, me pa­re­ce que res­pon­de más a ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas que a cues­tio­nes de rei­vin­di­ca­cio­nes la­bo­ra­les.

-Cuan­do di­ce ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas, ¿se re­fie­re a las in­ter­nas gre­mia­les?

-Sí. A na­die le es­ca­pa que hay una com­pul­sa de gre­mios y ni el go­bier­no ni los rio­cuar­ten­ses pue­den ser re­he­nes de esa si­tua­ción. De to­das for­mas, más allá de no es­tar de acuer­do, res­pe­to la de­ci­sión de la pro­tes­ta, del pa­ro, pe­ro de­be dar­se en un mar­co de le­ga­li­dad, co­mo co­rres­pon­de, co­mo de­be ser, de res­pe­to. Por­que de la mis­ma ma­ne­ra que exis­te y res­pe­ta­mos el de­re­cho a la pro­tes­ta, tam­bién hay que res­pe­tar, por par­te de quie­nes se ma­ni­fies­tan, el de­re­cho a ele­gir tra­ba­jar que tie­nen los de­más. Creo que lo que no se pue­de to­le­rar, ni va­mos a to­le­rar, son los ac­tos fue­ra de la le­ga­li­dad, co­mo por ejem­plo la uti­li­za­ción de las má­qui­nas de to­dos los rio­cuar­ten­ses pa­ra pro­du­cir lo que se hi­zo el vier­nes con tie­rra y agua en la puer­ta de la Mu­ni­ci­pa­li­dad. Hay que bus­car un mar­co de ra­cio­na­li­dad pa­ra po­der ca­na­li­zar los re­cla­mos co­mo co­rres­pon­de, en una me­sa de diá­lo­go. Pe­ro tie­ne que ser en un mar­co de res­pe­to y de ab­so­lu­ta le­ga­li­dad.

-En el ra­di­ca­lis­mo tam­bién se di­ce que pue­de ha­ber una ope­ra­ción po­lí­ti­ca, no gre­mial si­no par­ti­da­ria, pa­ra des­gas­tar al go­bier­no. ¿Ve al­go de eso en es­te con­flic­to?

-No ten­go nin­gún ele­men­to ob­je­ti­vo pa­ra po­der ase­ve­rar esa afir­ma­ción que se ha­ce des­de otro sec­tor.

-¿Qué va a ha­cer el go­bier­no en el ca­so de que se rei­te­ren esos ac­tos que us­ted con­si­de­ra ile­ga­les?

-Bue­no, no­so­tros va­mos a ha­cer to­do lo que ten­ga­mos que ha­cer. De­be­mos ga­ran­ti­zar el de­re­cho al tra­ba­jo de quie­nes quie­ren tra­ba­jar pe­ro, ade­más, la pres­ta­ción de los ser­vi­cios a los ciu­da­da­nos de Río Cuar­to que, en de­fi­ni­ti­va, son los que le pa­gan el suel­do a los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les.

-¿Se va a pre­sen­tar una nue­va pro­pues­ta a los em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les el vier­nes?

-No­so­tros es­ta­mos tra­ba­jan­do siem­pre so­bre la ba­se del diá­lo­go y el es­fuer­zo. Ade­más, hay que en­mar­car­lo en el con­tex­to ge­ne­ral en el que es­ta­mos vi­vien­do. He­mos da­do mues­tras so­bra­das del es­fuer­zo que he­mos he­cho pa­ra me­jo­rar la con­di­ción de los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les. To­dos sa­ben que los em­plea­dos del Mu­ni­ci­pio tie­nen un ré­gi­men la­bo­ral de 6 ho­ras dia­rias, de lu­nes a vier­nes, y que el que me­nos ga­na tie­ne un suel­do de 2.200 pe­sos. Pe­ro, ade­más, el 50 por cien­to de los em­plea­dos de plan­ta per­ma­nen­te re­ci­ben otras re­tri­bu­cio­nes en tér­mi­nos de ho­ras ex­tras o mi­croem­pren­di­mien­tos que su­pe­ran, en pro­me­dio, los 800 pe­sos adi­cio­na­les. Y a na­die le es­ca­pa que has­ta en los mo­men­tos de ma­yor di­fi­cul­tad nun­ca nos de­mo­ra­mos ni un so­lo día en pa­gar los suel­dos de los em­plea­dos. Siem­pre he­mos pues­to es­fuer­zo pe­ro den­tro de un mar­co ló­gi­co y po­si­ble. He­mos he­cho gran­des es­fuer­zos pa­ra po­der equi­li­brar las cuen­tas mu­ni­ci­pa­les. Mu­chas ve­ces es­cu­cho que se gas­ta mal y, en rea­li­dad, hoy te­ne­mos una ad­min­is­tra­ción su­ma­men­te aus­te­ra. Lo que no pue­de ser es que la Mu­ni­ci­pa­li­dad se trans­for­me en una coo­pe­ra­ti­va que distribuya todos sus ingresos en­tre quie­nes tra­ba­jan. Hay ser­vi­cios que la Mu­ni­ci­pa­li­dad de­be pres­tar­. En­ton­ces, siem­pre te­ne­mos la pre­dis­po­si­ción a ha­cer ma­yo­res es­fuer­zos, pe­ro den­tro de es­te mar­co.

-In­sis­to, ¿va a ha­ber una nue­va pro­pues­ta el vier­nes o van a re­cla­mar nue­va­men­te la con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria?

-Se ha de­fi­ni­do un mar­co de dis­cu­sión a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo en el que ya he­mos he­cho dos pro­pues­tas, que no han si­do acep­ta­das. Y to­do lo que pro­pon­ga­mos no de­be po­ner en ries­go ni las fi­nan­zas mu­ni­ci­pa­les ni las pres­ta­cio­nes que de­be ga­ran­ti­zar el Mu­ni­ci­pio a los 160 mil rio­cuar­ten­ses por­que, si no, se­ría­mos irres­pon­sa­bles y es­ta­ría­mos ti­ran­do aba­jo el es­fuer­zo de un año y tres me­ses.

-Ca­rran­za re­cla­ma que in­ter­ven­ga us­ted en la ne­go­cia­ción. ¿Pien­sa ha­cer­lo, dia­lo­gar con la con­duc­ción del gre­mio?

-No lo des­car­to. Pe­ro no me voy a sen­tar si el mar­co de dis­cu­sión es con la gen­te en la ca­lle, con los bom­bos y en esta ac­ti­tud de aprie­te. En esas con­di­cio­nes, no me voy a sen­tar.

-¿Por eso no se re­ci­bió hoy (por ayer) al gre­mio?

-Por eso mis­mo. En esas con­di­cio­nes, no. Pe­ro de he­cho se si­guen las ne­go­cia­cio­nes del go­bier­no con el gre­mio y he­mos bus­ca­do un ám­bi­to, que es la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo, que es el que co­rres­pon­de.

-¿No cree que el go­bier­no su­bes­ti­mó el con­flic­to?

-No, ja­más. Lo que pa­sa es que el lí­mi­te es lo que se pue­de dar. Se hu­bie­ra su­bes­ti­ma­do si no­so­tros no hu­bié­se­mos tra­ba­ja­do y no hu­bié­se­mos en­ten­di­do cuál es la rea­li­dad de los em­plea­dos. Por eso, he­mos he­cho to­do lo que he­mos he­cho en es­te año y tres me­ses.

-La pre­gun­ta tie­ne co­mo ba­se que Ca­rran­za di­ce que lo em­pu­ja­ron al con­flic­to, que ésa no era su in­ten­ción ini­cial.

-No, no­so­tros hi­ci­mos una pro­pues­ta con­cre­ta. Y fir­ma­mos un acuer­do. Lo que fir­ma­ron el in­ten­den­te mu­ni­ci­pal y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del gre­mio. Lo que di­ce tex­tual­men­te el con­ve­nio es que dá­ba­mos 300 pe­sos de au­men­to y nos sen­tá­ba­mos a dis­cu­tir a par­tir de oc­tu­bre por otros 200 pe­sos. Bue­no, no de­ja­mos de ha­cer na­da de lo que di­ce el acuer­do. Lo que pa­sa es que ¿cuál era la so­lu­ción? ¿Dar lo que no po­de­mos dar? Bue­no, ésa hu­bie­se si­do la so­lu­ción más irres­pon­sa­ble. Hay que po­ner los lí­mi­tes que co­rres­pon­den por­que yo ten­go la res­pon­sa­bi­li­dad de ad­mi­nis­trar la Mu­ni­ci­pa­li­dad y los re­cur­sos de to­dos los rio­cuar­ten­ses. En­ton­ces, hay que ser equi­li­bra­dos.

-El gre­mio plan­tea que, si lo con­vo­can, ellos pue­den de­cir de dón­de sa­car la pla­ta de los au­men­tos por­que el go­bier­no gas­ta mal.

-No. Creo que la Muni­ci­pa­li­dad ha he­cho un es­fuer­zo. Nos he­mos plan­tea­do a prin­ci­pios de año una re­du­cci­ón del 25% del pre­su­pues­to y lo he­mos al­can­za­do y ha si­do por­que he­mos achi­ca­do el gas­to. Gas­ta­mos bien.

-¿Qué va a plan­tear el go­bier­no el vier­nes si no hay acuer­do?

-Bue­no, no­so­tros ya he­mos plan­tea­do. Nos he­mos da­do un mar­gen de tiem­po pa­ra pe­dir la con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria, he­mos he­cho to­dos los es­fuer­zos po­si­bles pa­ra me­jo­rar las al­ter­na­ti­vas pro­pues­tas y es­toy es­pe­ran­za­do en que el vier­nes po­da­mos so­lu­cio­nar es­te con­flic­to. Si no, de­be­re­mos ver có­mo va­mos a ga­ran­ti­zar­les a los rio­cuar­ten­ses, a pe­sar del con­flic­to, las pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios que de­be dar la Mu­ni­ci­pa­li­dad.

-¿Ana­li­zan apli­car san­cio­nes si el con­flic­to se ex­tien­de?

-No­so­tros nos va­mos a ma­ne­jar siem­pre en el mar­co de lo que nos per­mi­ta la ley. Hay un cri­te­rio de que quien no tra­ba­ja no co­bra.

-Se ha­bló que una de las po­si­bi­li­da­des que se es­tu­dia­ba era eli­mi­nar los mi­croem­pren­di­mien­tos y las ho­ras ex­tras.

-Bue­no, esos son adi­cio­na­les a los suel­dos por tra­ba­jo, por pro­duc­ti­vi­dad. Si no se ha­cen, no se van a co­brar.

Comentá la nota