Jure demandó a Passarini: pidió que le ejecuten bienes

El intendente presentó un amparo colectivo para que se detenga la contaminación que produce la ex oleaginosa. Pero, además, reclamó que la Justicia autorice al Municipio a desguazar las instalaciones y que, a la vez, embargue y remate los bienes del empresario para que pague por el daño que ocasionó.
Juan Jure, en su doble condición de ciudadano e intendente de Río Cuarto, presentó ayer una demanda en la Justicia provincial contra Leonardo Passarini, el empresario que desde hace años mantiene abandonado el predio de la ex oleaginosa y ha provocado como consecuencia un profundo daño ambiental en la zona.

El intendente pidió en la presentación judicial que se autorice al Municipio a desguazar la totalidad de las instalaciones que ocupan el predio de 10 manzanas y que, a la vez, se ejecuten los bienes del propietario para hacerle pagar por los perjuicios ambientales y sanitarios que ha ocasionado su negativa constante a mantener su propiedad en condiciones de higiene y seguridad.

La demanda, que fue elaborada por el asesor Jorge González Schiavi, ingresó ayer a última hora en el Juzgado Civil de Segunda Nominación de Graciela Filiberti.

Técnicamente, Jure presentó en Tribunales un amparo colectivo de carácter ambiental.

Entre los pedidos que se incluyeron en el escrito están: que se declare la emergencia ambiental en el sector y que cese la contaminación, que exista una recomposición del daño causado y que se ordene una ejecución forzada de los bienes de Passarini para generar un fondo con el que se pagará el desguace.

La intención del intendente es despejar todo el predio en seis meses pero que los costos no recaigan sobre el Municipio sino sobre el propietario que no cumplió con sus obligaciones.

"La legislación ambiental se sustenta en el principio ‘quien contamina paga’, que deriva de otro principio fundamental de ‘No dañar a otro’. Es decir, no existe libertad para dañar el ambiente ajeno porque no sólo está comprometida la salud de quienes hoy la sufren sino también las generaciones futuras a quienes no se les puede conculcar sus posibilidades vitales", declaró Jure después de que se presentara la demanda.

En 2006, después de años de abandono, el Concejo Deliberante declaró de utilidad pública y sujeto a expropiación el predio de 10 manzanas que Passarini compró en un remate a 1.800.000 pesos. Pero, a fines de 2007, la tasación oficial estableció que el Municipio debía pagarle al propietario más de 9 millones de pesos como resarcimiento.

Sin fondos, el gobierno intentó obligar al empresario a que, al menos, mantuviera limpio el sector. Pero desoyó los pedidos y las intimaciones. Las quejas de los vecinos por la inseguridad y la contaminación que genera la fábrica abandonada se hicieron cada vez más fuertes e, incluso, hubo cuatro muertes en el predio.

En el escrito, Jure se basó en derechos constitucionales y en la Carta Orgánica Municipal para reclamar la reparación del daño ambiental. "Como intendente estoy obligado a ir a fondo con este tema. El artículo 31 de la Carta Orgánica señala que debo garantizar los derechos de los vecinos de la ciudad a gozar de un ambiente sano y equilibrado y sancionar a quien ocasiona el daño ambiental y obligarlo a repararlo", declaró el jefe comunal.

Y señaló que ni siquiera analizó la posibilidad de endeudar al Municipio para sanear esa zona del sur. "El propietario tenía la responsabilidad de resguardar el complejo abandonado. Como no lo hizo, pedimos que nos dejen reparar los daños pero a su costa. Durante los últimos años, la Municipalidad agotó las medidas intentando persuadir al responsable. Pero eso se terminó y no estoy dispuesto a gastar un solo peso más de los contribuyentes. Queremos que se nos autorice a la demolición y el desguace pero que el costo sea solventado con los bienes del dueño", indicó Jure.

Como la demanda contiene el pedido de una medida cautelar, en el gobierno municipal esperan que la Justicia tome medidas urgentes para avanzar en la reparación del desastre que dejaron tantos años de desidia y abandono.

Comentá la nota