Juraron en Jujuy los nuevos diputados

La fractura del bloque Primero Jujuy fue la nota saliente. No se modificaron las autoridades y se puso a la Cámara en comisión para tratar el proyecto de Presupuesto 2010 luego del 10 de diciembre. Diputadas derrocharon glamour y sofisticados zapatos. Rubén Rivarola fue el más aplaudido y Carolina Moisés la más abucheada.
La división de la bancada del Frente Primero Jujuy fue la comidilla de la ceremonia de jura de los nuevos diputados en la Legislatura de Jujuy y el hecho político más trascendente de la jornada. Diferencias que venían desde hace tiempo hicieron eclosión y el bloque quedó dividido en dos: por un lado Oscar Agustín Perassi junto con Roberto Bidondo, Isolina Comas, Cristina Romano y Omar Toro y por el otro, Carolina Moisés, Eduardo Cammuso, Alejandra Mollón, Susana Mayans, Riad Quintar y Miguel Tito, aunque éste último anunció su regreso al Justicialismo.

Diputado Guillermo Snopek (PJ).

Diputado Guillermo Snopek (PJ).

Durante el acto prestaron juramento por el PJ Guillermo Eugenio Snopek (h), David Casas, Víctor Borja, Ricardo González, Mirna Abregú y los reelectos Rubén Rivarola, Héctor Tentor, Mariela Ortíz, Marcelo Abraham, Miguel Morales, Patricia Arach y María Elina Domínguez. Por el Radicalismo lo hicieron Ana María Jorge, Humberto López, Alejandra Martínez, Carlos Amaya, y los reelectos Pablo Baca, Alberto Bernis, Freddy Morales y Susana Pantoja. Por el Frente Primero Jujuy juraron Eduardo Cammuso, Carolina Moisés, y los reelectos Miguel Angel Tito y Susana Mayans.

Diputado David Casas (PJ), otro representante de la nueva generación del PJ en la Legislatura.

Diputado David Casas (PJ), otro representante de la nueva generación del PJ en la Legislatura.

La sesión preparatoria fue presidida por el titular de la Cámara Pedro Segura y contó con la presencia del gobernador Walter Basilio Barrionuevo.

Tras una breve reunión en la que se aprobaron los pliegos de los nuevos legisladores, tuvo lugar la toma de juramento y después –por unanimidad- fueron reelectos Héctor Tentor (PJ) y Jorge Rizzotti (UCR) como vicepresidentes primero y segundo, respectivamente.

El bloque oficialista ratificó a Rivarola como su jefe, mientras que el Radicalismo hizo lo propio con Bernis y el Frente Primero Jujuy guardó silencio.

Ya sin público y barra, a propuesta de Daniel Almirón (PJ), se aprobó una moción para poner a la Cámara en comisión, ya que no se había llegado a un acuerdo entre los bloques respecto a la conformación de las comisiones permanentes, cuestión que se dirimirá recién en el mes de marzo del año que viene. De todos modos, trascendió que el PJ quedaría con la presidencia de cinco comisiones, el Radicalismo con cuatro y el Frente Primero Jujuy con dos, una expresión del nuevo escenario político que dejó la elección del 28 de junio.

Diputada Carolina Moises (FPJ), la más abucheada durante la sesión.

Diputada Carolina Moises (FPJ), la más abucheada durante la sesión.

El acto, que la prensa tuvo que captar desde un ínfimo corralito, abundó en gestos de afecto y antipatías que fueron notables. Desde la barra, simpatizantes del gobernador Barrionuevo, de Rubén Rivarola, Mariela Ortiz y Patricia Arach, marcaron el clima de la ceremonia, tirando papelitos, agitando banderas y vitoreando a los diputados del bloque Justicialista, especialmente a Rubén Rivarola. No hicieron lo mismo con Carolina Moisés, a quien le dedicaron un largo abucheo y ensordecedora silvatina. Moisés, montada sobre unos altísimos tacos plateados, juró, se dio vuelta y les mandó burlonamente un beso. La sampedreña no les dio importancia; fue la estrella de la tarde, se abrazó y besó efusivamente con sus ex compañeros, los diputados justicialistas, e incluso con varios ministros. El titular de la cartera de Hacienda, Miguel Lembo, cruzó medio recinto para apretarla contra su pecho y besar la cabecita de la pequeña hija de la legisladora, quien estuvo acompañada en todo momento por su padre, Julio Moisés.

Jorge Rizzotti (UCR), juró nuevamente como vicepresidente segundo de la Cámara.

Jorge Rizzotti (UCR), juró nuevamente como vicepresidente segundo de la Cámara.

El gesto de más ostensible antipatía lo protagonizó el senador oficialista Guillermo Jenefes, quien no disimuló su desagrado al tomarse juramento al empresario televisivo Eduardo Cammuso, con quien tiene un viejo encono por asuntos empresariales. Sin embargo, Jenefes pareció emocionarse cuando le tocó el turno a Guillermo Eugenio Snopek, hijo del ex gobernador que lo introdujo en la política y le dio una banca en la Cámara de Diputados en 1995.

Las diputadas rivalizaron en peinados y zapatos sofisticados, poniendo la cuota de glamour que tienen siempre estas ceremonias VIP. El color negro fue el predominante pero también hubo algún tono chillón y los colores claros. Pero el despliegue más llamativo estuvo en los zapatos. Los que lució la legisladora Vilma Rivarola, negros, altísimos, con tajo aguja color verde flúo, los que se puso María Elina Domínguez, con gran plataforma y los amarrillo intensísimo de Susana Mayans, fueron los más mirados de la tarde, al igual que el extraño peinado de Mirna Abregú (PJ).

Comentá la nota