Junto a Yasky, Moyano no descartó la unificación sindical

Los titulares de la CGT y la CTA, Hugo Moyano y Hugo Yasky, comprometieron la "unidad de acción" entre ambas centrales obreras para preservar a los trabajadores del impacto de la crisis financiera internacional, al compartir su primer acto conjunto tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia sobre libertad sindical.
Sobre un escenario compartido con los dirigentes sociales oficialistas Edgardo Depetri y Emilio Pérsico, ambos líderes sindicales enviaron una fuerte señal de acercamiento con mensajes en los que priorizaron las coincidencias y remarcaron la necesidad de "construir más unidad en el movimiento obrero para tener más fortaleza".

"Unidad de los trabajadores, y al que no le gusta se jode", fue el canto con que dirigentes de ambas centrales recibieron a sus líderes en el teatro porteño Margarita Xirgú, para disertar sobre la "construcción del proyecto nacional".

Allí no sólo coincidieron en avanzar en la búsqueda de soluciones ante la amenazas de despidos masivos por el impacto de la crisis financiera mundial, sino que cuestionaron las propuestas de baja en la edad de imputabilidad, aplaudieron la estatización de las jubilaciones y se preocuparon en advertir al unísono que "el neoliberalismo no está derrotado sino agazapado".

"Él es rubio y yo morocho, pero el camino de unidad ya comenzó cuando las dos centrales eligieron a dos Hugos", bromeó Moyano durante su discurso, en el que manifestó su "coincidencia total" con su par de CTA y remarcó la importancia de "lo que de aquí en más se vaya a construir en conjunto".

Por ello pidió no sólo "luchar en las calles por la mejora en la calidad de vida de los trabajadores" sino que instó al movimiento obrero a insertarse activamente en la política, para "ir ocupando los cargos que nos corresponden por derecho y capacidad".

Se refirió así al próximo desafío electoral de las legislativas de 2009, en lo que significó un reclamo al respeto cupo gremial de representación en las listas del PJ, del cual es vicepresidente a nivel nacional y consejero en el partido bonaerense.

"Tenemos grandes diferencias y tal vez en otro momento tengamos la madurez política para discutir esas diferencias, pero damos el primer paso para avanzar en la unidad de acción. Va a haber acciones en las que vamos a estar juntos", sostuvo Yasky, quien se ocupó de remarcar además su "autonomía" política, por fuera de la estructura orgánica del kirchnerismo.

Moyano fue un poco más allá y no descartó que las centrales sindicales avancen hacia un futuro en la unificación, al tiempo que sostuvo que "todos tienen como objetivo la unidad del movimiento obrero", un proyecto que -según remarcó- "depende de los mismos actores y no del ex presidente Néstor Kirchner".

"Esta es una demostración de que no existen los enfrentamientos. Nosotros siempre hemos coincidido y luchado juntos en las calles durante el neoliberalismo. Y coincidimos en que hay un proyecto nacional y popular que tal vez necesite mejoras pero nadie puede negar los avances para los trabajadores", indicó Moyano en declaraciones a Noticias Argentinas.

El titular de la CTA, en cambio, puso algunos paños sobre el tema al sostener que no cree posible "avanzar en un espacio de unidad con la CGT" pero evaluó que "sí se puede concretar unidad de acción ante hechos puntuales y demandas concretas", cuando ambas organizaciones "estén de acuerdo en poner por delante a los trabajadores".

Los jefes gremiales buscaron así dejar de lado la fuerte disputa que mantienen hace años por la representación gremial, desde que los conducidos por el docente Yasky reclaman al Gobierno nacional la personería que le permita consagrarse como una central con derechos de representación.

El eje de la discusión está dado en la incompatibilidad de la ley 23.551, de Asociaciones Profesionales, con un convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), respecto de la libertad y democracia sindical.

La CTA lleva tres años solicitando la personería gremial y recibió continuamente la denegación del reconocimiento oficial a pesar de las diversas tratativas y resoluciones de la OIT a favor de dicha solicitud.

Sin embargo, el titular de la cartera laboral, Carlos Tomada, se comprometió ante los representantes de la CTA, días después del fallo del máximo tribunal, a estudiar los alcances de la medida judicial.

Comentá la nota