En junio hubo más focos de incendio en zonas no cañeras

El incremento de las prácticas que generan graves consecuencias ambientales, fue notable con el inicio de la zafra azucarera. Sólo el mes pasado se ubicaron 53 focos de incendio.
Los focos de incendio que se registran en la provincia siguen generando graves consecuencias que exceden las cuestiones ambientales, dado que impacta de manera directa sobre la salud de la población y hasta su integridad física ya que se convierte en uno de los principales factores de accidentes en rutas.

Mediante un relevamiento realizado por el gobierno se detectó que sólo en junio hubo 53 focos de incendios, 30 de ellos en áreas no cañeras y el resto en zonas con plantaciones de caña. El informe "Monitoreo de fuegos por quema de cañaverales", fue dado a conocer por el Ministerio de Desarrollo Productivo, y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) fue el encargado del trabajo.

A simple vista se pudo advertir en diferentes sectores de la provincia que la desaprensiva práctica sigue vigente. El último foco de incendio se registró en la zona del aeropuerto. Los pastizales secos comenzaron a generar llamas de más de un metro de altura. Las bajas temperaturas y el rocío generado durante la madrugada potenciaron la generación de humo y residuos, por lo que la visibilidad se hizo prácticamente nula, obligando a los automovilistas a circular a paso de hombre. Esta escena se repite cotidianamente más aún en tiempo de zafra. Para el INTA el incremento de focos de incendio, no resultó una sorpresa. "Como se esperaba, aumentó el número de quemas en el primer mes de zafra generalizada. Sin embargo no se han producido todavía heladas, que en general derivan en eventos más numerosos.

El total de quemas pasó de 14 focos en los primeros cinco meses del año a 53 solamente en junio lo que evidencia el impacto del inicio de la zafra. Algunos de los eventos han tenido mucha difusión pública ya que la quema del residuo de la caña, acompañada con abundante rocío, determinó menor visibilidad en las rutas, provocando algunos accidentes de tránsito. Es importante resaltar, sin embargo, que en Junio se revelaron más focos de incendio (30) en áreas no cañeras que en aquellas con caña (23)", señala el documento en sus conclusiones.

A esta tarea están abocados, además del INTA, la Secretaría de Medio Ambiente, el Ministerio de Seguridad Ciudadana, la Dirección de Fiscalización Ambiental, la Policía Ecológica y Bomberos Voluntarios que trabajan en los controles por quema de cañaverales.

Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo remarcaron que la combustión del material vegetal contamina la atmósfera con elevadas emisiones de gases y hollín, provoca diversos problemas de salud en la población, favorece las pérdidas de carbono y nitrógeno del suelo por volatilización y genera dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

También son habituales los daños a la infraestructura rural, eléctrica, entre otros, como consecuencia de incendios accidentales originados en las quemas de cañaverales.

El INTA y los organismos provinciales llevan adelante el seguimiento y monitoreo mediante el uso de sensores remotos y sistemas de información geográfica (SIG), herramientas muy utilizadas ya en todo el mundo para estos efectos.

Según los técnicos que elaboraron el informe, las condiciones meteorológicas influyen decisivamente predisponiendo más o menos a la quema. Informaron que junio -térmicamente- fue frío, sin llegar a presentar heladas meteorológicas ni precipitaciones, lo que determinó mayor insolación y radiación solar y menor humedad del aire.

"La humedad relativa del aire disminuyó, sobre todo los valores de mínima, siendo su valor promedio mensual un 28 por ciento inferior a lo esperado. Las horas con humedad relativa del aire, iguales o superiores a 90 por ciento, disminuyeron un 25 por ciento mientras que, las horas con humedad relativa iguales o inferiores a 60 por ciento se incrementaron en un 103 por ciento, lo cual señala claramente lo menos húmedo que fue el mes de junio", dijeron.

Comentá la nota