Son más de 10 mil los juninenses afectados por los fuertes aumentos en el Monotributo

El titular de la AFIP Junín, contador Luis Rabadán, sostuvo que la nueva legislación ayudará para "regularizar" a muchos contribuyentes.
El miércoles de esta semana, después un fuerte debate, el Congreso aprobó el proyecto oficial que reforma el Monotributo. Alrededor del 10% de Junín se vio afectado por esa decisión.

Es que, según los datos oficiales de la oficina local de AFIP, son más de 10 mil los monotributistas de nuestra ciudad. Por lo que, a partir del 1 de enero –cuando entre en vigencia la ley–, deberán pagar hasta un 90% más en aportes.

Ese cambio, sin embargo, no fue el único. El nuevo esquema de Monotributo arrancará con un tope de facturación de 24.000 pesos al año en la primera categoría –antes el primer límite era de 12 mil pesos– y se pagará una cuota total de 219 pesos por mes.

En ese sentido, el proyecto de modificación establece que la cuota mínima del componente impositivo será de 33 pesos mensuales, la contribución a la Seguridad Social pasará de 35 a 110 pesos y que el aporte a la obra social aumentará de 46,75 a 70 pesos.

Para el titular de la AFIP Junín, contador Luis Rabadán, la reforma en Junín servirá para "regularizar" a muchos que habían quedado fuera del sistema tributario. "Había números que estaban muy desactualizados y esto es una oportunidad", explicó a DEMOCRACIA.

Deudores

"Hicimos muchos opera-tivos en estos tiempos y encontramos muchos que estaban fuera de las categorías, por lo que tuvieron que cambiar. Además, detectamos a otros que directamente fueron excluidos del Monotributo", dijo sobre la situación en la ciudad.

Para ello, Rabadán cuenta con nueve equipos de fiscalización que recorren Junín, además de gran cantidad de datos informáticos que permiten cruzar informaciones y encontrar personas que no pagan lo que deberían.

"El que paga y está en regla está tranquilo. El otro, en cambio, puede tener problemas y serios", evidenció.

Para qué el cambio

De acuerdo con lo que dice el proyecto, lo recaudado por el nuevo sistema será destinado en un 70 por ciento a la financiación de las prestaciones de la Anses, y el 30 por ciento restante a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a las provincias, transferencias que "se harán de manera diaria y en forma automática".

Asimismo, habrá un nuevo régimen de inclusión social y promoción del trabajo independiente, denominado "monotributo social", que buscará incluir a los trabajadores nucleados, por ejemplo, en cooperativas.

Las críticas acusaron al impuesto de regresivo y evidenciaron que es una forma del Gobierno de conseguir "caja" para pasar sin sobresaltos el próximo ejercicio.

Comentá la nota