Juncos pidió licencia y fue a la Justicia

La funcionaria provincial dijo sentirse aludida en una serie de declaraciones del abogado García Elorrio, que no la nombró.
En las últimas horas del jueves, la subdirectora de Programas Especiales de la Secretaría de Derechos Humanos, Liliana Josefa Juncos, solicitó una licencia sin goce de haberes. Y ayer a la mañana se presentó de manera espontánea ante el Juzgado Federal Nº 1, a cargo del juez Ricardo Bustos Fierro, ya que dijo sentirse aludida por una denuncia sobre los supuestos vínculos entre funcionarios provinciales y el narcotráfico.

La ex legisladora, que fue vicepresidenta del bloque de Unión por Córdoba, aseguró que el abogado Aurelio García Elorrio apuntó hacia su persona en las recientes declaraciones acerca de los supuestos vínculos entre "la mala política y el narcotráfico", pese a que el letrado no la nombró en ninguna ocasión.

El miércoles, en el programa El show de la mañana, el abogado había vinculado a funcionarios del Gobierno provincial con el tráfico de drogas. García Elorrio, que en una serie de denuncias también alertó sobre una supuesta entrega de porros a cambio de votos en una interna del Partido Justicialista, habló de una persona que trabaja en el Gobierno, además de un hermano y un hijo de ésta.

Ayer, acompañada por su abogado, Ricardo Moreno, Juncos expresó: "El objetivo es colaborar con la investigación y aclarar lo confuso, lo direccionado y la mal intencionada propaganda que producto de su ambición personal pretende hacer este abogado (García Elorrio), involucrándome en hechos donde nada tengo que ver".

Antes de subir al primer piso del edificio de Tribunales, la todavía funcionaria se detuvo ante la prensa. Como hasta ayer su nombre no había aparecido en ninguna denuncia pública, la primera pregunta buscó indagar por qué ella se sentía apuntada.

–Me siento aludida por las características que da este doctor, ¿no? Dice barrio Müller, una ex legisladora...

–¿Pero usted está nombrada en la denuncia?

–Por las características que da (García Elorrio), no caben dudas, y lamentablemente todo esto es política, ¿viste?

–¿Tiene antecedentes por alguna causa de drogas?

–Tuve un antecedente del que salí sobreseída hace muchos años (N. de R.: se refiere a la causa por tráfico de drogas denominada "conexión Holanda", en la que resultó condenada María Ramona Reyna, más conocida como "la Gorda Kika"); la sociedad me dio la posibilidad de ejercer como legisladora, trabajo desde hace mucho en la política y fui legisladora durante los ocho años de De la Sota.

–¿Su hijo se siente aludido?

–No, para nada, porque... las cosas que dicen, ¿viste?, nada que ver, nada que ver...

–¿Cuáles son los datos que da García Elorrio?

–Yo sólo sé lo que sale en los medios, nada más, porque no le he prestado mucha atención; pero con los últimos datos que ha dado, ya es suficiente.

–¿Qué dice de la denuncia por el supuesto reparto de porros a cambio de votos en una elección interna del PJ?

–En la seccional en la que he estado (la 5ª), estoy tranquila.

"Quiero aclarar algo –intervino el abogado Moreno–. Bajo ningún punto de vista Juncos está imputada. Toda esto es parte de una payasesca presentación hecha por un conocido denunciólogo y que forma parte de un tema político para instalarse para el año 2009. Tengo conocimiento de que Luis Juez está muy allegado al sistema donde se encuentra García Elorrio (Encuentro Por el Cambio)".

–¿Tiene un vínculo familiar con el "Chancho" Sosa (hoy en libertad, pero imputado por almacenamiento de estupefacientes)?

–Para nada.

–¿Es allegada a él?

–No tengo vínculos con él, nada más.

–¿Un hijo suyo es medio hermano del "Chancho"?

–En el barrio se conocen todos.

Comentá la nota