Julio Piumato ventiló el pasado oscuro de la jueza Laura Cosidoy

El máximo referente del gremio de los empleados judiciales de la Nación la acusó por su accionar en el dictadura, "donde le pedía a los detenidos que se quiebren para así interceder ante su amigo Galtieri", dijo en relación a la integrante del Tribunal Oral Federal de Rosario. Cosidoy replicó: "nunca estuve en Coronda, no puedo responderle a cada una de las personas que me desacredite".
El dirigente gremial de los judiciales Julio Piumato cargó duro contra la jueza Cosidoy al recordar su actuación durante la última dictadura militar: "Les pedía a los detenidos que se quiebren para así interceder ante su amigo Galtieri", disparó Piumato durante una disertación realizada en nuestra ciudad.

En el marco de una charla en la Asociación Bancaria de Rosario, el secretario de Derechos Humanos de la CGT y y secretario general de la Unión de Empleados Judiciales de la Nación, Julio Piumato, recordó que la jueza federal Laura Cosidoy, quien volvió con sus denuncias sobre el narcotráfico en Santa Fe la semana pasada, "les pedía a los detenidos por la dictadura militar que estaban en Coronda que se quiebren".

Piumato recordó que estuvo detenido en Buenos Aires en 1979, en plena dictadura, y cuando llegaban detenidos trasladados desde Coronda le comentaban que la jueza Cosidoy, en aquel momento defensora oficial, "les pedía a los detenidos que se quiebren " y que "de esa manera ella podía interceder ante su amigo Galtieri, con quien cenaba seguido".

Las declaraciones fueron vertidas en el marco de la jornada de apertura del ciclo denominado Vigilia de Cine (cine argentino y derechos humanos) que se desarrolló anteayer en el Centro Cultural La Nave, de San Lorenzo 1383.

Piumato fue más allá y habló de la institución judicial: "El Poder Judicial es un reservorio de las ideas más retrógradas. Los jueces son el principal problema en la falta de celeridad para los juicios por delitos de lesa humanidad. Esto lo vemos con el Concejo de la Magistratura. Hay que seguir metiendo presión, y más ahora que está la voluntad política de avanzar con los juicios", señaló.

"Hoy se nombran jueces que responden a las corporaciones. Esa política hay que revisarla", indicó.

En otro tramo de su exposición, el dirigente cegetista apuntó a los medios de comunicación y señaló que "con el golpe de Estado se fortalecieron poderosos grupos económicos, que ahora cambiaron los fusiles por la pluma", dijo.

"Hay un intento de regresión, de querer hacer aparecer como que estamos vencidos, pero no es así. Quieren que siga la impunidad y a los gobernantes a sus pies. Con actitud militante, entre los más viejos y los jóvenes, con la capacidad de unificar reclamos en pos de la sociedad que queremos, hay que trabajar por el acceso a la justicia social, esto lleva a que se termine la impunidad en este país. Hay que hacerlo por los compañeros que dieron la vida por una sociedad mejor", planteó Piumato.

Del panel participaron, además de Piumato, Eduardo Toniolli, como querellante en causas de derechos humanos; Liliana Mazure, presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa); y Juan Nucci, secretario ejecutivo de la Asociación Tribunales de Empleados del Poder Judicial de Santa Fe. Después de la charla se proyectó la película "1973 un grito de corazón".

Esta tarde, en diálogo con el programa "Después de Todo" (LT 10), la jueza criticada señaló que "no sé que lo mueve a Piumato, pero lo que quiero decir es que nunca estuve en la cárcel de Coronda para vistar a procesados por la dictadura, no sé porque él dice que en Devoto le comentaron eso", dijo la mujer, quien suele arremeter duro contra funcionarios policiales por su connivencia con el narcotráfico.

"Me da tristeza, pero no puede salir a responder cada crítica que se me hace, en su momento dije que Galtieri me había salvado la vida y, como persona leal, señale que por esa situación me corría de juzgarlo", subrayó la magistrada.

Comentá la nota