En el mes de julio, la fuga de capitales cayó un 50 por ciento

Se trata de una cifra de u$s1100 M y fuentes oficiales creen que si se vuelve a emitir deuda podría frenarse

La fuga de capitales se desaceleró a la mitad tras las elecciones, hasta estacionarse. Un nivel mensual que podría mantenerse hasta fin de año si no mejora el nivel de confianza de los inversores.

Asimismo, no descartaron que el escape pueda bajar más si en los próximos 60 días se avanza nuevamente en el frustrado recorte de los subsidios a la energía y se canjean los bonos soberanos de corto plazo ajustados por inflación.

Luego de los u$s2.200 millones registrados en junio en el Banco Central respiraron con más tranquilidad por los números del goteo de capitales del mes pasado.

Con un ojo colocado en la desmentida que hizo el ministro de Economía cren que el Gobierno no convalidará una devaluación fuerte del peso para mejorar el frente fiscal.

Confían en que la baja en la fuga de capitales puede seguir si se avanza en la hoja de ruta planteada por el ministro de Economía, Amado Boudou, que incluye volver al mercado voluntario de deuda en los próximos seis meses.

Ese plan incluye sincerar parcialmente las cifras de la inflación (que se ubica en torno del 1% mensual), canjear los bonos ajustables por inflación que vencen hasta 2012 y retomar en septiembre el recorte de los subsidios a la energía que benefician a los sectores sociales acomodados.

Si se dan esos pasos, afirman en Economía, el Gobierno estaría en condiciones de emitir un bono corto por u$s500 millones a una tasa cercana al 10%, que despejaría dudas sobre el flujo financiero y que permitiría volver más sostenible la salida de capitales según informa el diario La Nación.

Comentá la nota