Julio Cobos y Mario Adaro, una tregua en la guerra política

El vicepresidente y el ministro de Gobierno de Celso Jaque mantuvieron un diálogo en la noche del sábado en Tunuyán, durante el Festival de la Tonada. El gesto de Adaro se salió del molde: dejando de lado los ataques recientes, habló con Cobos de llevar adelante una campaña electoral sin agravios. El jaquista también se saludó afectuosamente con el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo. Mirá los videos del inesperado encuentro.
En medio de la fuerte tensión política entre el Gobierno Nacional y el vicepresidente Julio Cobos, hubo este sábado una señal de distensión.

Fue promovida por el ministro de Gobierno, Mario Adaro, quien llegó al Festival de la Tonada de Tunuyán como una suerte de espía del PJ en la reunión de radicales (una gruesa delegación de la UCR había copado la noche) y terminó prodigando algunos gestos de convivencia política con Cobos que se salieron del molde.

Cobos arribó al predio de la multitudinaria fiesta de Tunuyán cerca de las 23 y, luego de hablar con los periodistas extensamente, se dirigió a las sillas que el intendente local, Eduardo Giner, le había reservado en primera fila a los radicales en plan de reunificación.

El vicepresidente llegó cuando ya tocaba en el escenario el grupo folclórico riojano Sergio Galleguillo y Los Amigos, lo que no evitó, de todas formas, que el recibimiento de la concurrencia fuera cálido.

“Charlamos sobre que tiene que ser (el de octubre) un proceso electoral sin agravios y por el bien de la provincia”, reprodujo el propio Cobos respecto de la charla. "Vamos a tener que hacer lo que podamos. Después, el año que viene, vemos", se le oye decir al funcionario de Jaque en el momento del encuentro.

Después Adaro abandonó la zona de los espectadores y se dirigió a la carpa oficial, donde se servía la cena. Pero antes se abrazó con quien parece ser el cobista más cercano al ministro de Gobierno de Jaque: el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo.

Comentá la nota