Julián Rooney no será procesado

La Justicia desestimó el procesamiento del vicepresidente de Minera Alumbrera, Julián Rooney, en una causa penal que se abrió por una supuesta contaminación ambiental de la empresa minera.
El Tribunal de Casación declaró la nulidad del procesamiento, al considerar que una pericia que generó la acusación del directivo, consistió en la toma de una muestra de agua del canal de drenaje pluvial 2 (DP2), en Tucumán, que arrojó resultados diferente a las miles de muestras que se tomaron respetando los protocolos científicos y procedimientos imparciales por parte de las autoridades de control, durante más de diez años de operación.

Jorge Montaldi, gerente de Asuntos Institucionales de Minera Alumbrera, dijo a un medio de Tucumán que la firma, "respetuosa de la Justicia, considera que el fallo reafirma el comportamiento ambiental de la empresa y el manejo sustentable de su explotación como eje de su política empresaria".

Montaldi lamentó que "este caso se haya manipulado con el propósito de atacar de manera injusta a una industria que genera miles de puestos de trabajo, al tiempo de promover el crecimiento de la economía del país y cooperar de forma activa con el desarrollo de las comunidades en las que actúa".

Un día antes de conocerse esta resolución de la justicia, la firma Yacimiento Mineros Agua de Dionisio (YMAD) -una de las operadoras de Alumbrera-, había emitido un informe en el que aseguraba que la mina "no es la que contamina en Tucumán".

Según numerosas auditorías de calidad del efluente se miden 57 parámetros, y habiendo superado las 800.000 muestras de análisis de las aguas que se vierten en el Drenaje Pluvial 2, determinaron que no hay contaminación por Alumbrera. En cambio a tres kilómetros, si encontraron contaminación, aguas abajo, por efecto de los efluentes de la industria citrícola y de los ingenios, así como de las napas subterráneas contaminadas de los poblados que recorren el canal de 70 kilómetros de extensión que desemboca en el río Salí, en la provincia de Tucumán.

Comentá la nota