Julián Domínguez trucho: contradice datos de su propio Ministerio

El Ministro de Agricultura Julián Domínguez comenzó a ingresar en una fase peligrosa del kirchnerismo, que consiste en contradecir datos estadísticos oficiales. Es que cuando la veracidad de dicha información está tan en duda, todos tienden a "confundirse".
Ayer Domínguez aseguró, ante la presencia de una gran cantidad de funcionarios provinciales, y en el marco de una reunión del Consejo Federal Agropecuario (CFA), que la producción de trigo 2009/10 en la Argentina será de 8.500.000 de toneladas.

Nadie en el auditorio pudo advertir una contradicción en la afirmación del funcionario K. Pero el problema surge porque, un día antes, un informe del propio Ministerio de Agricultura proyectó una cosecha de trigo de 7.000.000 toneladas (1.500.000 menos).

El lunes pasado, y por decisión política de Domínguez, el Ministerio de Agricultura volvió a publicar el desaparecido y polémico informe de estimaciones agrícolas luego de ocho meses (dicho documento tenía una alto grado de credibilidad, ahora ya no).

En dicho informe oficial se prevé una cosecha triguera del orden de 7.000.000 toneladas, lo que significa hasta un número muy menor al proyectado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que la estimó en 7.750.000 toneladas.

Fuentes del Ministerio señalaron hoy a La Política Online que el responsable político de los informes de estimaciones agrícolas es Juan Usandivaras. Mientras que el encargado técnico es Marcelo Yasky, quien es primo de Hugo, secretario general de la CTA.

Otras fuentes conocedoras del tema comentaron a LPO que tanto Usandivaras como Yasky desconocen absolutamente los procedimientos para la elaboración de estos informes, ya que fueron ubicados en esos puestos por contactos políticos.

El alto precio de la destrucción estadística

A principios de este año el entonces titular de la Secretaría de Agricultura, Carlos Cheppi, decidió desplazar al director de Coordinación de Delegaciones, Mario Camarero, por razones jamás conocidas (al menos públicamente).

Camarero, un técnico de carrera dentro del ahora Ministerio de Agricultura, era el encargado de elaborar los informes de estimaciones agrícolas, que luego de su separación, misteriosamente desaparecieron hasta la resurrección producida este lunes.

En su lugar, Cheppi decidió nombrar a Usandivaras, un economista sin ningún conocimiento en áreas estadísticas, y que además se encuentra a cargo de varios proyectos dentro del Ministerio que dirige Julián Domínguez.

Luego de todos estos vaivenes producidos intencionalmente para ocultar información que debería ser pública (al menos en un país normal), ya ningún integrante del agro podrá volver a considerar las estadísticas que provengan de ámbitos oficiales K, dicen representantes del sector.

Comentá la nota