Jujuy, pobre y Kirchnerista

Además de Marcelo Llanos, ingresará como diputada nacional la actual ministra de Educación, María Eugenia Bernal. Por el Acuerdo Cívico Social, entrará el médico gremialista Mario Fiad, quien hizo una muy buena elección en la capital jujeña, con la ayuda del senador Gerardo Morales y del intendente Raúl Chuli Jorge. El significado del "voto hambre".
La muy buena elección lograda por el Frente para la Victoria en Jujuy, con el 37,45 por ciento de los votos, le permitió al oficialismo no solo obtener el primer lugar en la categoría de diputados nacionales sino también ganar un segundo escaño. El intendente de Libertador, Marcelo Llanos, y la actual ministra de Educación, María Eugenia Bernal, asumirán en la cámara alta como representantes del pueblo jujeño.

Llanos, dirigente de la línea interna que lidera el vicegobernador Pedro Segura, se presentó en la campaña como un "rebelde" no alineado al Kirchnerismo, imagen que logró instalar con el apoyo del poderoso aparato mediático que controla el Gobierno de la Provincia. También fue el beneficiario directo de la polarización de la elección con el Acuerdo Cívico y Social, otra estrategia de ingeniería electoral que ejecutó exitosamente el oficialismo.

Bernal, ex ministra del gobierno de Carlos Ferraro, vino ocupando cargos nacionales en los últimos años y asumió como titular de la cartera educativa con Walter Basilio Barrionuevo, en 2007.

Su ascenso no puede dejar de llamar la atención en el contexto de grave crisis de la educación jujeña, con más de veinte días de clase perdidos cuando recién se ha llegado al primer trimestre del año y un conflicto de impredecibles consecuencias con el personal de servicio de las escuelas. A pesar del calabozo, las porteras no parecen estar dispuestas a deponer la lucha que encaran por condiciones laborales más justas, con lo que es de esperar que los conflictos sigan fagocitándose la actividad escolar.

Mario Fiad, diputado nacional electo por el Acuerdo Cívico y Social.

El Acuerdo Cívico y Social, que postuló al médico gremialista Mario Fiad, supo sacar tajada del arrastre aportado por Gerardo Morales y el intendente Raúl "Chuli" Jorge, dos figuras que no fueron candidatos pero tuvieron una fuerte presencia en la campaña. Recuperándose de la derrota del 2007 a manos de Carlos Daniel Snopek, la alianza ucerreísta ganó en la capital de la provincia y se alzó con el 29,29 por ciento de los votos del total provincial. Sin embargo, el mediocre resultado logrado por el Acuerdo en varios de los principales distritos del país, hizo que la alegría no fuera completa en Jujuy, provincia del jefe del Comité Nacional de la UCR, quien ya anunció su intención de pelear la gobernación en 2011.

La derrota del Frente Primero Jujuy que postulaba a Carlos Daniel Snopek, quien obtuvo el 15,29 por ciento de los sufragios, marcó el dato sorpresivo de la elección, ya que distintas encuestas, incluso encargadas por el Gobierno, lo mostraban como el favorito a tal punto que para contrarrestar la alta intención de voto hacia el ingeniero, el Frente para la Victoria sacó de la galera a un sobrino, con el mismo apellido, para ponerlo en la boleta oficialista.

Snopek ganó en el Departamento de Yavi, donde el Frente Primero Jujuy consiguió el 34,70 por ciento sobre el 29,60 por ciento del Frente para la Victoria. El resultado mostró la fidelidad de los puneños hacia el candidato y el fuerte liderazgo de Miguel Tito, electo diputado provincial. También hizo una buena cosecha en Libertador, el feudo de Llanos, donde el candidato a concejal de Primero Jujuy, el joven Juan Baigorria, se ubicó tercero, logrando un escaño. En Tilcara, Yala, Monterrico y en Humahuaca también se ganaron bancas municipales.

Carlos Daniel Snopek.

En el resto de los distritos más importantes de la Provincia, los guarismos le fueron adversos al diputado nacional, cuya fuerza, a pesar de todo, quedó tercera en el escenario político de la Provincia, tras dos contendientes que contaron con la indudable ventaja de aparatos poderosos para convencer al electorado. Sin embargo, Snopek insistió en que la causa de la derrota fue que su propuesta no consiguió la aceptación de la mayoría de la voluntad popular.

En suma, los resultados de la jornada del 28 de junio ponen en evidencia que Jujuy, junto con las otras provincias con mayor pobreza del país, como Formosa, Chaco, Salta y Tucumán, está entre las pocas que le dieron una alegría al derrotado Kirchnerismo, todo un dato sobre la importancia que tuvo en la elección la entrega de mercadería, lo que algunos observadores ya coinciden en denominar el "voto hambre". Y todo un dato, también, sobre una actitud de renuncia al cambio.

Comentá la nota