En Jujuy, piqueteros K insultaron y le tiraron huevos al jefe de la UCR

En Jujuy, piqueteros K insultaron y le tiraron huevos al jefe de la UCR
Unas 40 personas irrumpieron en una charla, arrojaron sillas y destrozaron el lugar.
Fueron cinco minutos de terror. Un grupo de piqueteros kirchneristas destrozó ayer vidrios y arrojó huevos y todo lo que hallaban en su camino, como sillas y sillones, profiriendo insultos y amenazas. El blanco del ataque fue el jefe del radicalismo, Gerardo Morales, cuando se aprestaba ayer a acomodarse en la mesa principal donde funcionarios de la Auditoría Nacional iban a ofrecer una conferencia sobre control público. El escenario era la coqueta sede del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy, que tras los incidentes parecía tierra arrasada.

Todo estaba premeditado, según se sucedieron los hechos, como que la zona estaba liberada, o por lo menos esa fue la sensación que el propio Morales le transmitió a Clarín.

Habían pasado cuarenta minutos de las cinco de la tarde y el público, entre ellos varios periodistas, esperaba la llegada de Morales y de los auditores de la Nación, Leandro Despouy y Alejandro Nieva, que iban a encabezar las jornadas sobre "El control público y su importancia".

Cuando Morales ingresó al salón, una mujer que estaba sentada entre el público tomó su celular e hizo una llamada. No pasaron más de dos minutos que alrededor de cuarenta personas entraron al local. Entonces la mujer se puso de pie y comenzó a insultar a Morales, mientras los otros arrojaban huevos y todo objeto contundente que tenían a su alcance.

"Me tiraron hasta una abrochadora, pero por suerte no me pegaron", le dijo a Clarín Morales, al señalar que los agresores lo acusaban de estar "en contra de las organizaciones sociales".

El jefe del radicalismo sostuvo que la mujer que había alertado al grupo de atacantes es Graciela López, dirigente de la Asociación Libertad, vinculada con la agrupación ultrakirchnerista Tupac Amaru que lidera Milagro Sala.

En la arremetida, varias personas recibieron golpes, entre ellos Jorge Gronda, un destacado médico jujeño, y también dos periodistas. El diputado nacional Miguel Angel Giubergia también fue alcanzado por los huevos, al igual que otros dirigentes del radicalismo jujeño.

Una de las más afectadas fue la presidenta del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Jujuy, Blanca Juárez, quien sollozaba en un rincón del salón, conmocionada por los serios incidentes.

La retirada de los manifestantes fue igualmente violenta, al punto que se fueron arrojando sillones por el aire.

Lo que llamó poderosamente la atención fue el hecho de que no hubiera un solo policía en la calle, cuando habitualmente se ven varios efectivos caminando por la zona. En la opinión de Morales todo estaba premeditado y "la zona liberada".

Hasta el cierre de esta edición, desde el gobierno provincial no hubo ningún pronunciamiento sobre los serios incidentes protagonizados ayer por piqueteros kirchneristas. Las fuentes de la gobernación tampoco confirmaron la versión de que hubo una persona detenida.

El que sí repudió los hechos fue el intendente de la capital, el radical Raúl Jorge, quien exigió el esclarecimiento "y la aplicación rigurosa de la ley a los responsables de la lamentable agresión a funcionarios del Estado Nacional y a una institución de prestigio, como el consejo que agrupa a los profesionales de las ciencias económicas, que también resulta una abierta afrenta al sistema democrático en el que todos queremos vivir pacíficamente".

También sumaron su repudio el bloque de senadores radicales, la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió, y el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, expresando al mismo tiempo su solidaridad con Morales, Despouy, Nieva y Giubergia.

Lo cierto es que tras los incidentes y cuando se pudo poner un poco de orden en el salón se desarrollaron las jornadas, mientras agrupaciones piqueteras hacían correr las versión de que "esto recién comienza", dejando trascender que el próximo lunes podrían realizar una marcha para repudiar a Morales por sus cuestionamientos al manejo de los fondos que reciben desde el Gobierno Nacional las organizaciones sociales.

Comentá la nota