Jujuy: fumata blanca en la Legislatura y "cada carancho a su rancho"

Los gremios estatales y el Gobierno llegaron esta tarde a un acuerdo que destrabó el conflicto: se pagarán cien pesos en febrero y cien en marzo. Además, las asignaciones por hijo se aumentarán a 180 pesos hasta un tope de 2200 pesos. La plata saldrá de no pagarle a los proveedores.
El "operativo cerrojo" fueron palabras mágicas. Bastó que las agitaran los gremios estatales y la Multisectorial para vencer rápidamente la resistencia del Gobierno a conceder el aumento salarial, que se selló solamente de palabra y sin nada escrito, a pesar del muy sabio refrán que advierte que en el Estado, a las palabras se las lleva el viento. Y en 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes.

El entendimiento fue el resultado de tediosas negociaciones que se precipitaron esta tarde cuando un viejo truco de los sindicalistas jujeños dio, como siempre, resultado: un incidente entre policías y manifestantes de ATE y la Tupac Amaru en alrededores de la Casa de Gobierno subió la presión y atrajo a los medios nacionales que mostraron al país esa fatídica imagen de eterno conflicto social en Jujuy que durante años ha mortificado a la clase política de la provincia.

A las 20 horas, aproximadamente, y con la mediación del presidente del bloque de diputados justicialistas, Rubén Rivarola, se anunciaba el arreglo, el fin de la ocupación en la Legislatura y el cese de las medidas de fuerza. Una salida que parecía imposible ya que al mediodía el gobernador Walter Basilio Barrionuevo aseguraba una vez más ante la prensa que por ahora no había plata con qué atender la demanda de los sindicatos.

El abrazo de Rivarola y Sala.

El abrazo de Rivarola y Sala.

Según dijo el legislador oficialista, los recursos para cubrir estos 200 pesos saldrán de no pagar a los proveedores. Así. El Frente quería que algo de esa plata se pague en enero pero en ese punto, el Gobierno se mantuvo firme. En el primer mes del año, la Coparticipación cae en forma drástica y no habría alcanzado para los sueldos y estas sumas extras, se indicó.

Tras anunciarse los términos del acuerdo en la sede parlamentaria, Rivarola celebró el fin del conflicto. Sostuvo que el Gobierno quiere a los jujeños en sus hogares para Año Nuevo: "cada carancho a su rancho", pidió.

Comentá la nota