Jujuy: Desde la CTA afirman que la CGT "no quiere subir al valor real el piso del salario"

Nuestro medio dialogó en exclusiva con José Delfrari, Secretario Adjunto de ADIUNJU y miembro de la CTA, quien se refirió a las reuniones a nivel nacional para determinar si se incrementa el salario mínimo, destacando las diferencias surgidas entre la postura de su sector y la de la CGT, señalando que esta última entidad "se ha transformado en un brazo político del Partido Justicialista".
Delfrari expresó que "estamos en una etapa de no hacer olas: la CGT, como central sindical oficialista, prácticamente, no quiere subir al valor real el piso del salario. Nosotros dentro de la CTA tenemos una serie de organizaciones que pronostican que, si nos ponemos a discutir con los números reales, la diferencia que hay entre lo que está pagando hoy el gobierno y lo que debería pagar es tan grande, que lo único que vamos a tener es conflicto".

Por lo tanto, "en virtud de todo eso, originariamente se había resuelto 2.064 pesos como pedido de la CTA en la mesa del salario, y hoy, a través de la información oficial de la central tenemos 1.797 pesos como el pedido que va a llevar la CTA. El salario en este momento es de 1.240 pesos aproximadamente, y entendemos que la CGT va a buscar un piso de 1.500 pesos".

En este sentido, "nosotros estamos en inferioridad de condiciones en la mesa de negociación, porque la CTA tiene tres representantes en una comisión de 16 dirigentes gremiales".

A esto agregó que "la CGT, desde hace muchos años, se ha transformado en un brazo político del Partido Justicialista, y por lo tanto, a la hora de la representación, priman los intereses partidarios y no los intereses generales de los trabajadores".

Respecto a la posibilidad de un eventual escenario de conflicto, "sí, porque en este momento, si se supera el piso de los 1.500, tendría que haber una inyección de dinero en el sector de los estatales, en muchas de las provincias argentinas".

En cuanto a la situación en el NOA, "nosotros lo que venimos pidiendo es un blindaje social; primero que se respete la estabilidad laboral de los trabajadores, que no haya despidos por 6 meses, que el gobierno haga la inversión necesaria a efectos de que las patronales no despidan. El gobierno lo hizo para algunos sectores en particular, la General Motors se benefició con un préstamo para blindaje a nivel local, y nosotros lo que decimos es que se tiene que hacer un blindaje similar a nivel nacional".

Comentá la nota