Juicio a Telefónica: municipalidad decidió no apelar y negociará cómo pagar 7 millones

El intendente Francisco Torroba (Frepam) decidió, en reunión de gabinete, no apelar el fallo de la Justicia federal que condenó a la municipalidad a pagar entre 7 millones y 8 millones de pesos a Telefónica de Argentina, pudo saber en exclusiva DiarioTextual.com.
"Razones jurídicas y económicas tornan inconveniente interponer el recurso extraordinario federal y eventualmente la queja ante la Corte Suprema. La cuestión de fondo ha quedado tácitamente consentida", expresaron el intendente y sus secretarios en una resolución firmada por el jefe comunal.

Pedro Salas, secretario de Gobierno de la municipalidad, dijo a DiarioTextual.com que ahora el intendente se sentará a negociar con la empresa multinacional la forma de pago.

La municipalidad perdió en la Cámara Federal de Bahía Blanca el juicio porque la administración de Néstor Alcala se olvidó de fundamentar la apelación. La comuna tenía ahora posibilidades de ir a la Corte Suprema de Justicia, pero las posibilidades de revertir el fallo eran prácticamente nulas, dijo Salas.

"En realidad, la cuestión de fondo quedó consentida porque no se apeló en su momento", expresó el funcionario. "En realidad, el único aspecto que podría ser apelable serían los argumentos de Telefónica, con lo que apeló. Lo más grave es que no solo se olvidó de apelar, sino también contestar los argumentos de Telefónica. Ese aspecto podría ser apelable. Pero la verdad es que no hay posibilidades que la Corte lo acepte porque hay jurisprudencia que no es una cuestión federal", agregó.

El monto a pagar es de 1.500.000 pesos. Pero con intereses trepará a alrededor de 7,5 millones de pesos.

La Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca falló el 22 de mayo en contra de la municipalidad. La resolución estaba anunciada porque los abogados de la comuna no habían sostenido, en 2007, durante el gobierno de Néstor Alcala, una apelación.

El "olvido" de apelar, según trascendió, ocurrió en agosto de 2007. En ese momento, el director de Asuntos Jurídicos era Eduardo Aguirre y los asesores legales Andrés Ollié y Francisco Marull. El caso judicial comenzó en 1999, durante la intendencia del ahora gobernador Oscar Jorge. Y fue por cobro del canon aéreo a Telefónica.

La Ley Nacional de Telecomunicaciones Nº 19.798 fue sancionada el 2 de agosto de 1972. En su artículo 39 se indica que las telefónicas estaban exentas del pago de todo gravamen establecido eventualmente por provincias o municipalidades. Sin embargo, a partir de la privatización de Entel y el desembarco de Telefónica y Telecom se produjo un avance de las municipalidades del país tendiente a exigir a las empresas privadas gravámenes por uso u ocupación del espacio aéreo bajo sus jurisdicciones.

Santa Rosa -como Pico y otras municipalidades- le inició a Telefónica un juicio por apremios y exigió el cobro de 1,5 millones de pesos. Ganó en todas las instancias provinciales. Pero la multinacional, que pagó, tachó de inconstitucional el cobro ante la Justicia Federal. Y el primer fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación fue "Telefónica de Argentina S.A. c/ Municipalidad de General Pico s/ Acción Meramente declarativa" (Fallos: 320:162; 27/02/97). El más alto tribunal declaró vigente la exención establecida en el artículo 39 de la Ley de Telecomunicaciones, tachando de inconstitucional un tributo municipal por la ocupación o uso de espacios públicos municipales.

Luego de ese fallo, el entonces senador nacional Carlos Verna (PJ) impulsó -y se aprobó- una ley que eximía a las municipalidades a devolver el dinero cobrado indebidamente. Pero Telefónica hizo juicio -tanto a Santa Rosa y General Pico, entre otras municipalidades- para que se le reintegrara el dinero.

El Juzgado Federal de Santa Rosa consideró "inconstitucional" la llamada Ley Verna. Y ambas municipalidades recurrieron ante la Cámara de Apelaciones de Bahía Blanca. En el caso de Santa Rosa, se olvidaron de fundamentar la apelación. En mayo, se conoció la resolución de la Cámara y hoy la decisión de Torroba.

Comentá la nota