Juicio oral a Miguel "A Benítez lo alentaron los oscuros personeros de la vieja y mala política"

El ex intendente Abel Miguel rechazó todos los cargos de los que fue acusado al hacer uso de la palabra durante el último acto procesal del debate, realizado ayer, en la sala de audiencias de Tribunales.
En el marco del juicio que se le sigue por "Enriquecimiento ilícito, incumplimiento de los deberes de funcionario público, malversación de caudales públicos y omisión de presentación de declaración jurada".

Está previsto que mañana, a las 11, el Tribunal de a conocer la resolución que dicte en la causa de un juicio oral que fue el más largo en la historia de los Tribunales de Junín, con más de veinte audiencias.

Al hablar en la víspera, el actual diputado bonaerense de la Coalición Cívica, acusó al denunciante de esta causa (Carlos Benítez) al señalar que "se cansó de hacerme denuncias y difamarme, seguramente alentado por aquellos personeros oscuros de la vieja y mala política que nunca me pudieron ganar en las urnas y que tomaron el atajo artero de judicializar la política. Convencido de eso y de mi inocencia estoy en este juicio".

Miguel juzgó innecesario "este largo juicio" y lo consideró como un "error" del fiscal haber llegado hasta aquí, de haber invertido tanto esfuerzo y medios de parte del Ministerio Público.

"Jamás oculté lo que he tenido, mi explotación agropecuaria, todo hecho a la luz del día operando siempre con bancos oficiales".

Agravios y perjuicios

"Este proceso me ha traído enormes agravios personales, y perjuicios económicos, políticos y sociales. Hace diez años que vengo luchando para que se dilucide esto y para llegar a la verdad" señaló.

Calificó la instancia vivida como un calvario personal y familiar. "Me presenté en distintas oportunidades con mi abogada y nunca el fiscal de instrucción me tomó declaración. Más aún, el día que lo hizo cerró la causa, pidió la elevación a juicio y solicitó mi detención. Se imaginan el agravio que me ha significado, yo que siempre he creído en la honestidad, en la buena fe".

Miguel expresó su imperiosa "necesidad de clarificar la verdad frente a la gente, a los vecinos que me eligieron tantas veces y confiaron en mí, frente a los amigos, correligionarios. Para sacarme de encima este calvario que tengo yo y mi familia, me presenté a juicio".

Progreso personal

Reiteró que tanto en su vida pública como privada, "siempre obré con la verdad, la decencia. Así me ensañaron mis padres en la dura lucha del trabajo del campo, donde me crié. Así lo llevé durante toda mi vida".

Se definió como un hombre de progreso. "Creo en el progreso personal y colectivo, en la superación económica y humana. Me ha costado mucho llegar hasta aquí y tener lo que tengo", dijo el legislador.

"Cuando se habló de paraísos fiscales, de investigaciones en distintos lugares del mundo me pareció un agravio tan grande. Todas mis operaciones económicas han sido a la luz del día, con escrituras públicas. Hubo toda una fábula de que lavaba dinero, que había campos que no los declaraba. He superado esto, pero me ha traído dolor, pesadumbre personal. Pero las cosas son así; sobre todo, en la política del país, lamentablemente".

Sin testaferros

y con conducta

Aseguró que "lo que tengo lo hice con esfuerzo, siempre trabajé en forma personal y nunca tuve testaferros como alguna vez se insinuó malintencionadamente y tratando de descalificarme políticamente como tantas veces lo ha hecho la oposición política".

Habló de su enrolamiento en la Unión Cívica Radical, "partido del cual heredé principios, valores y conductas que llevé durante toda la vida. Así, cuando me tocó en suerte tener el honor de ejercer el cargo de intendente, apliqué estos principios y valores a rajatablas. Cuando vi algún hecho de corruptela, como ha quedado demostrado en este juicio, que ocurrió por supuesto en una administración grande, compleja, con más de seiscientas personas que me tocó administrar, no me tembló la mano para hacerle un sumario, expulsarlo del municipio y también denunciarlo ante la justicia. En mi administración siempre estuvimos apegados a la ley y a la buena fe".

Finalmente, afirmó que "han querido que mi actividad política, reconocida por toda la ciudadanía se opacara. Esto tiene que ver con la mala política, con los golpes bajos que he enfrentado estoicamente durante todos estos años. Por eso quiero decir que rechazo estos los ilícitos imputados durante este larguísimo proceso".

Comentá la nota