Juicio a militares: “estrategia francesa de represión y torturas”

En su nueva citación, el ex jefe del GADA dijo que la doctrina aplicada en Argentina consistía en detenciones ilegales, torturas físicas y psicológicas y objetivos no queridos como la desaparición de personas.
Poco a poco, después de más de 30 años de negación, las máximas autoridades del Ejército argentino empiezan a reconocer que realmente aplicaron un plan sistemático para terminar con la subversión. En el juicio que se sigue en San Luis a militares y policías, volvió a declarar el coronel retirado y ex jefe del GADA, Juan Carlos Moreno. Pero a diferencia de su anterior testimonio, del 12 de noviembre pasado, en el que sus principales respuestas fueron “no lo recuerdo” o “no se”, ayer, sin aportar a la causa que se investiga, reconoció que la doctrina aplicada para luchar contra la guerrilla en el país, entre 1976 a 1983, fue la “estrategia francesa”, que consistía, básicamente en detenciones ilegales, torturas físicas y psicológicas y objetivos no queridos como la desaparición de personas.

Moreno fue vuelto a citar por diferencias en la declaración indagatoria del imputado Miguel Ángel Fernández Gez, máxima autoridad militar en San Luis durante la dictadura. Pero con el alejamiento del abogado defensor del Comandante, Daniel Mercado, que desde la semana pasada no asiste a las audiencias, la nueva defensa no le pudo sacar el jugo el ex jefe del Grupo de Artillería GADA 141. Que concluyó en un redundante careo.

“Campos de concentración de la subversión”

Pero demostrando cómo se debe realizar un buen interrogatorio, el juez Roberto Burad se valió de la presencia del coronel y aunque Moreno eludió algunas preguntas y divagó en sus respuestas dijo, por ejemplo, que el Ejército en San Luis estaba abocado a la lucha contra la subversión, ya que tenían conocimiento de que se habían instalado en la provincia “campos de concentración, con personas que no eran como nosotros. Eso nos preocupaba”. Y agregó: “Eran casos concretos de gente que se ubicaba en la otra vereda, gente opuesta a la ciudadanía normal”.

Burad le preguntó: “Más allá de que ésta generación es la que más ha vivido en democracia en la historia Argentina, luego del 24 de marzo de 1976 ¿hubo un plan del Ejército aplicado en toda la república?

Moreno: Deduzco que sí.

Burad: ¿Estaba convencido de que había que aplicar un plan de lucha?

Moreno: Si.

Burad: ¿Para ese plan se utilizó la infraestructura de las Fuerzas Armadas?

Moreno: No.

Burad: ¿No era el GADA y el Comando estructuras del Ejército?

Moreno: Si.

Burad: ¿Pero no se utilizaron camiones, soldados para desarrollar ese plan?

Moreno: Si.

Burad: ¿Supo de centros clandestinos de detención?

Moreno: En la época nuestra no.

Burad: ¿Después?

Moreno: Puede ser.

Burad: ¿Los conocía?

Moreno: No sabría especificarle, pero nos tenían preocupados.

Burad: ¿Supo que en varios lugares del país hubo enterramientos de cadáveres en fosas comunes?

Moreno: Me enteré por comentarios.

En el debate de ayer, también declaró el ex secretario penal del Juzgado Federal de San Luis desde 1975 a 1980 y luego magistrado en Mendoza, Carlos Pereyra Gonzáles. Explicó que en esa época la competencia del Juzgado Federal era aplicar la ley contra la actividad subversiva y la de tenencia de armas de guerra. Algunos de los procesados que recordó fueron llos miembros de la familia Garraza, Aníbal Oliveras, Julio Lucero Belgrano, Mirta Rosales, Juan Verges y Gladis Orellano, quien fue la última persona en testimoniar ayer.

Brevemente, la querella interrogó luego a Orellano, presa política desde el 24 de abril de 1976 a 1980, cuando quedó en libertad en la cárcel de Villa Devoto. Recordó haber sido sacada dos veces de la prisión de San Luis para ser interrogada y torturada. Entre sus captores reconoció a Carlos Plá, David Becerra y los también imputados Juan Carlos Pérez y el cabo Luis Alberto Orozco.

Represión de origen francés

Burad: En la lucha contra la subversión ¿Qué estrategia desarrollo el Ejército Argentino?

Moreno: La francesa, pero que no era muy distinta a la nuestra, porque los que manejaban la subversión estaban muy bien preparados.

Burad: ¿Consistía en capturar y detener sospechosos?

Moreno: Si.

Burad: ¿En conducirlos dentro de móviles policiales o del Ejército?

Moreno: Si.

Burad: ¿Interrogarlos bajo tormentos?

Moreno: Si.

Burad: ¿Someterlos a malas condiciones para bajarle la resistencia corporal?

Moreno: Si.

Burad: ¿Proceder a incomunicarlos y mantenerlos vendados?

Moreno: Si.

Burad: ¿Afirma también que se uso la picana en la lucha anti subversiva?

Moreno: Si.

Burad: ¿También colgar a los detenidos mientras se los interrogaba?

Moreno: Supe de lugares donde se hacía.

Burad: ¿También de torturas como el submarino seco o húmedo?

Moreno: Si, estaban dentro del paquete.

Burad: ¿El simulacro de fusilamiento también?

Moreno: Si.

Burad: ¿La tortura psicológica?

Moreno: No se descartaba tampoco.

Burad: ¿Sigue afirmando que hubo objetivos no queridos como el ocurrido en Salinas?

Moreno: Si, como en toda guerra.

Comentá la nota