Juicio a DuPont encajonado: complicidad de funcionarios, jueces y abogados

DuPont ya arregló con el 80 por ciento de los ex operarios, hizo convenio con Guilford para venderle el predio y el presidente de ASAREA explicó que no hay juicio sino sólo un reclamo a la casa matriz de DuPont en EEUU.
Parecería que el juicio iniciado a Dupont por contaminación, que se tramita en la Justicia Federal, se hubiera borrado del mapa. Se sabe que arreglaron con un 80 por ciento de los ex operarios en la Justicia laboral, y la empresa debe pagar 1.200.000 pesos, la mitad de lo que le correspondía por diferencias en indemnizaciones. En cuanto al juicio por contaminación por amianto que se creía estaba en manos de la Asociación Argentina de Expuestos al Amianto (ASAREA), el presidente afirmó que no están en juicio sino que ellos solo están realizando un reclamo a la casa matriz de DuPont en Estados Unidos. De juicio a DuPont nadie habla.

A partir de los anuncios sobre la puesta en marcha de la firma Guilford, comienza a ponerse en evidencia una vez más que la corrupción y los negociados están detrás de un telón, donde jueces, abogados y funcionarios son los actores.

Reconstrucción del caso

El caso DuPont no está cerrado. La causa de expediente número 48.768 por contaminación tramita en la secretaria 2 del Juzgado Federal, a cargo del juez Héctor Echave. Esta causa se inicia recién en el 2006 a partir de la denuncia de Obdulio Bottini, vecino a la fábrica, quien luego pasaría a ser integrante de ASAREA como miembro del "comité de enlace a las comunidades afectadas". Desde entonces y por las notas publicadas por el "ambientalista Obdulio Botini", se creía que el juicio estaba en movimiento en manos de ASAREA. Pero por estos días, tras las irregularidades en cuanto a la inminente apertura de Guilford, sale a luz que ASAREA no está llevando adelante ningún juicio.

"ASAREA sólo está realizando un reclamo a la casa matriz de DuPont en Estados Unidos", afirmó el doctor Acevedo, presidente de la Asociación. El abogado Acevedo se comunicó telefónicamente tras un pedido de informes realizado a la Asociación para que se exprese sobre este caso y tras una nota publicada en Mercedes Ambiental en la cual se cuestionaba y se ponía en duda el accionar judicial. Estas dudas surgen en torno a que Guilford comenzaba a funcionar allí, cuando el predio debería estar en manos de la Justicia hasta resolverse el caso.

El silencio por parte de Obdulio Bottini en cuanto a esta situación y su actitud cuasi pro Guilford, alimentó más la sospecha de que el juicio corre peligro de ser encajonado.

En un reportaje a Bottini, publicado en diciembre del año pasado, este afirmaba que DuPont no quería ir a juicio y pretendía arreglar con los damnificados. En ese tiempo parecía ser enemigo de DuPont y estar en contra de este arreglo pero hoy las cosas cambiaron. Bottini, como lo dice su relación con ASAREA, es el enlace entre los afectados y esta Asociación de abogados que no llevan adelante un juicio sino un reclamo. Los damnificados creen que el juicio está en proceso y sin embargo ASAREA no se compromete judicialmente, aún cuando en su página web afirman: "ASAREA y su equipo que asesora en asuntos legales, presentan a pedido de parte interesada reclamos judiciales ante los Tribunales para que sea la Justicia la que compense los daños sufridos por los damnificados y que condene a las empresas que hicieron uso del asbesto-amianto aún cuando la legislación nacional lo prohíbe o bien utilizaron alguna otra sustancia contaminante; y que en conocimiento de los riesgos y consecuencias que podrían producir en sus trabajadores, continuaron en el uso a costa de la salud de muchas personas y el daño ambiental provocado." (ver www.asarea.org.ar , sección servicios).

Y así continúan funcionarios, abogados, jueces y hasta falsos ambientalistas en complicidad con estas multinacionales, permitiendo más muerte y contaminación para la gente.

Solicitamos que la justicia se pronuncie sobre este caso, porque bien dice el dicho "Quien calla otorga".

http://www.noticiasmercedinas.com/090905dupont.htm

Comentá la nota