Los juguetes, un 15 por ciento más caros que el año pasado.

Los empresarios del rubro coinciden en que los precios no han aumentado tanto como se esperaba. Esperan el pico de ventas entre el viernes y el sábado. Opciones y precios aptos para todos los bolsillos.
Se acerca el Día del Niño y el bombardeo mediático con los nuevos juguetes pasa a ser equiparable a la ronda de candidatos políticos antes de una elección.

Al igual que con la indumentaria, los juguetes dependen de la moda: lo nuevo es lo que se vende y, si además el producto está apoyado por el éxito de una serie animada, prácticamente pasa a tener el reinado asegurado.

Sin embargo, a diferencia de años anteriores, en esta inminente fecha muchos consumidores deberán despedirse de algunas novedades: gran parte de los juguetes que a cuentagotas está liberando el Ministerio de la Producción arribaron al país el año pasado para venderse durante la última Navidad.

"Es la primera vez en diez años que no tengo ni una sola Barbie para vender", exclama a los cuatro vientos Flavia Aguirre, encargada de la juguetería Mundo Barrilete. La empresaria tiene un problema. Debido a las trabas a las importaciones impuestas por el gobierno nacional, hace meses que no recibe productos de la marca Mattel. Las clásicas muñecas y otros juguetes preferidos por los niños, están varados en el puerto de Buenos Aires esperando el visto bueno oficial para llegar a las jugueterías nacionales.

Mientras tanto, Flavia cuenta que el incremento promedio del precio de los juguetes en su local ronda el 15 por ciento en relación a la misma fecha del año pasado. La empresaria reconoce que, en cuanto a las ventas, el mes de julio fue uno de los más fuertes que recuerda. Lo atribuye a las vacaciones obligadas, producto de la gripe A. En esa juguetería se pueden pagar los regalos con tarjeta hasta en tres cuotas sin interés.

Ben 10, Disney Channel y los productos que quedan de Mattel son algunos de los juguetes más elegidos por los chicos a la hora de pedir un regalo para el Día del Niño.

Los padres, apelando al efectivo o a la tarjeta de crédito, deberán soportar algunos aumentos en los precios de los productos.

En la juguetería Rodney, el encargado, Pablo González, destaca que el incremento es de entre un 10 y un 15 por ciento en relación a 2008 y como la mayoría de los empresarios del rubro ya se prepara para recibir la mercadería correspondiente y ornamentar vidriera y negocio.

Se espera que entre el viernes y el sábado próximos comience la gran venta de juguetes, muñecas, pelotas, autitos, juegos de mesa, bicicletas o películas. Todo está listo para los chicos.

"Los precios no son los mismos del año pasado, hubo variaciones, pero nuestra empresa las absorberá y no será trasladada al precio del consumidor final", afirmó Jorge Pellicer, encargado de Verde Amarello. "Si bien la gente todavía no está comprando productos, esperamos que los últimos días de la semana sean clave y comience la etapa de la gran venta".

Dentro de las variedades de productos ofrecidos para las distintas edades, hay juguetes que van desde los 4 a 30 pesos para los más chiquititos (0 a 3 años). Los peloteros superan los $100. También se ofrecen muchos productos del personaje de dibujos animados Ben 10 a precios que pueden superar los $200.

Los clásicos son los rompecabezas, pelotas de distintos tamaños, monopatín o bicicletas, cuyos precios van desde los $5 hasta los $350, dependiendo de la marca del juguete elegido.

Quienes tienen entre 8 y 11 años suelen elegir juegos de mesa para divertirse con amigos tales como Jenga, T.E.G., metegol, Estanciero, cartas y otros. Los precios también varían según la marca del producto, pero se pueden conseguir desde los $10 hasta los $100.

A la hora de comprar juguetes para los más chiquitos, todo podría parecer un mundo de fantasías. Pero la realidad es que hay que prestar especial cuidado a los obsequios que se escogen porque muchas veces pueden resultar peligrosos.

Los niños suelen llevarse a la boca todo tipo de objetos, y pueden sufrir graves intoxicaciones por inhalación si éstos tienen materiales como pintura de plomo u otros químicos. Otras veces, los juguetes son tan pequeños que se corre el riesgo de asfixia por ingestión.

Comentá la nota