Jugando a la distraída

A casi tres meses de que se conocieran serias irregularidades en el Concejo Deliberante, la presidente Adriana Reyes continúa su mandato como si nada hubiera pasado y sin dar explicaciones por su gestión poco feliz.
El 19 de agosto de este mismo año, TiempoSur dio a conocer una serie de decisiones poco felices dentro del Concejo Deliberante que preside Adriana Reyes.

Las irregularidades terminan por perjudicar a cada uno de los habitantes de Río Gallegos y fue por eso que integrantes del mismo organismo municipal solicitaron las explicaciones que el caso merece.

Sin embargo, pasaron tres meses y Adriana Reyes sólo se limitó a excusarse sin satisfacer las necesidades de la comunidad y los mismos integrantes del Concejo Deliberante.

Evidentemente, Adriana Reyes no entendió nada. Está muy lejos de interpretar las necesidades de la gente, que no pasan justamente por aprobar todo tipo de ingresos a un Concejo Deliberante que, gracias a eso, hoy tiene un gasto de personal que supera largamente los 600 mil pesos mensuales.

Evidentemente, tampoco entendió que los medios y la gente sólo pretenden conocer los motivos por los cuales, por ejemplo, destinó fondos presupuestarios que alcanzan los 94 mil pesos para otorgar donaciones, pasajes y subsidios, sólo hasta el 31 de octubre del año pasado.

Lo que Adriana Reyes debe explicar es porque se incorpora personal a Concejo Deliberante y luego esas mismas personas son "afectadas" o cedidas a otros entes provinciales, con cargo al presupuesto municipal y sin que aparejen beneficio alguno al funcionamiento del Concejo.

Tampoco parece comprender la importancia del organismo que hoy preside ni la importancia que tiene el funcionamiento del mismo para la comunidad.

Cuando la importancia de rendir cuentas es tanta, se magnifica la preocupación ante el accionar de una presidente que no explica absolutamente nada.

Comentá la nota