"Hoy jugamos por la plata, por la gloria y por la gente"

"Hoy jugamos por la plata, por la gloria y por la gente"
Después del triunfo en Montevideo, el volante insiste en que no hay relajarse: "La Copa es traicionera".
Rodrigo Braña se considera "un trabajador". Lo mismo podrían decir un empleado bancario, un pintor o un médico, por citar al voleo tres profesiones distintas. Pero Braña no se refiere así a su condición de asalariado, sino a sus características futbolísticas, esas que lo muestran como un volante incansable, un sacrificado patrullador de la zona media de la cancha. Si Juan Sebastián Verón es la cuota de distinción de Estudiantes, el Chapu representa al costado más esforzado del equipo: corre con la misma intensidad desde el primer hasta el último minuto, traba, cruza a los costados, hace relevos, en fin, es un relojito desde el punto de vista táctico.

"Trato de estar vigente partido a partido porque si el técnico ve que no estás bien, vas para afuera", afirma Braña, la figura de la cancha el jueves en el Centenario, y arranca la charla.

¿Con qué porcentaje de la clasificación a semifinales se quedaron después del 1 a 0 contra Defensor en Montevideo?

Eso no lo sé. Lo que sé es que sacamos una buena ventaja. Más allá de que no es definitoria, es importante por lo que significa un gol de visitante. Tenemos la ilusión de llegar lo más lejos posible, pero sabemos que la Copa es traicionera y que en una mala noche te podés quedar afuera.

¿Lo decís por lo que le pasó a Boca justamente ante Defensor?

Hay miles de ejemplos, pero está claro que, si nos relajamos, en la revancha (el jueves 18 de junio) ellos nos pueden golpear como lo golpearon a Boca en la Bombonera. Si nos confiamos, nos va a jugar en contra.

Hubo unos 10 mil hinchas de Estudiantes en el Centenario. ¿Eso les jugó a favor o los de afuera no cuentan?

Es importante. La gente acompaña porque sabe que este equipo le puede dar algo. Entonces se ilusionan y te acompañan. Saber que el hincha está conforme nos da una cuota de confianza y de tranquilidad. Y hoy, más allá de todo, jugamos por la plata, por la gloria y por la gente.

Hace quince partidos que no pierden un partido. ¿Sienten que es difícil ganarles?

Nosotros sentimos que si estamos bien, tenemos chances de poder ganar. Sabemos que no hay equipos invencibles y que si nos relajamos podemos perder contra cualquiera.

El panorama cambió mucho en comparación con el momento en que llegaste al club.

Es cierto, en ese momento (Clausura 2005) Estudiantes estaba peleando el tema de la Promoción. Llegué cuando estaba Mostaza Merlo. Este presente es importante, hemos logrado una buena comunión y cuando los equipos están acomodados, cuando la gente cree en el equipo y nosotros en nosotros, se dan este tipo de cosas. Después podés ganar o perder porque es fútbol, pero por ahora venimos bien.

Comentá la nota