"Si los jugadores no me responden..."

"Si los jugadores no me responden..."
Caruso Lombardi está agotado y le cargó la responsabilidad a su plantel; ayer mantuvo una charla con el grupo y le comunicó que si no advierte un cambio de actitud en los partidos frente a Huracán y Boca, dará un paso al costado.
Está cansado y no encuentra un banco dónde apoyarse. Se le doblan las rodillas de tanto andar en un camino demasiado pedregoso. Saca pecho por orgullo, pero sabe que lo que aún le queda por recorrer es mucho y ya tiene las suelas de los zapatos bastante gastada. Les hizo algunos remiendos, pero parece que no resultó. Da la impresión de que no le van a aguantar hasta el final. Y él se da cuenta. Por eso ya se puso una meta, una marca para probar la resistencia. Plazos, como quien dice. Todo para ver si aguanta o se rompe todo antes. Así anda el técnico de Racing, Ricardo Caruso Lombardi, pateando por el sendero que él eligió, con el calzado que él eligió y que ahora advierte que no era el correcto. Por eso, les pidió a sus muchachos que lo acompañaran, que lo contagiaran para seguir adelante. Si esto no resulta, él ya les avisó que abandona esta interminable peregrinación de la Academia en dos estaciones más, en la octava fecha, después del clásico con Boca.

"Si los jugadores no me responden... Tengo que ver un cambio, necesito que me entusiasmen, que muestren actitud." Con estas reflexiones en el programa 90 minutos de Fútbol, en Fox Sports, el entrenador de Racing puso de manifiesto cuál es su ánimo y cuál es su postura respecto del momento que vive su equipo. No encuentra las repuestas que esperaba y comienza a plantear un escenario en el que las responsabilidades parecen quedar concentradas casi exclusivamente en los jugadores.

Caruso mantuvo una charla con sus muchachos ayer por la mañana, en el Cilindro de Avellaneda. Fueron casi 50 minutos en los que se trataron varios temas, pero, fundamentalmente, la falta de respuestas anímicas del plantel. El mensaje del DT fue claro y contundente. Fue como pasarles toda la responsabilidad a ellos, porque les comentó que si no advertía cambios en los choques con Huracán (en la próxima fecha) y con Boca (en la siguiente), daría un paso al costado.

Lo curioso es que la mayoría de los futbolistas absorbió el mensaje y manifestó su postura, pero en ningún momento se pronunció en contra de la idea de que ellos son los máximos responsables de este momento. También es cierto que en el grupo prácticamente no hay jugadores con cualidades de referentes. El único que queda es Claudio Yacob, pero por una lesión está fuera del equipo. En definitiva, también fue Caruso el que eligió armar un plantel con perfil bajo y bastante sumiso. Incluso, fue el propio Lucas Castromán quien reconoció que este grupo era tan bueno que le faltaría insultarse más dentro de la cancha cuando se hace algo mal.

"Hace 16 años que dirijo y éste es el momento más difícil. Si no veo un cambio, yo sé lo que tengo que hacer. Si las cosas no caminan, tengo que hacerme cargo yo. No le voy a hacer un daño a Racing, no lo voy a perjudicar", dijo Caruso, que sabe que su continuidad en el cargo está en las manos del grupo de futbolistas que él mismo eligió para encarar el torneo Apertura.

Pero el panorama al que se enfrenta el técnico es distinto del que él se imaginó antes del torneo. No sólo futbolísticamente no encuentra respuestas en los jugadores que él les pidió a los dirigentes, sino que la reprobación de los hinchas de la Academia (especialmente ante Arsenal y después, frente a Gimnasia) llegó antes de lo esperado y comenzó a llenar de incertidumbre la estructura sólida que el técnico creía tener edificada sobre su vínculo con el público de Racing.

"Si me puse un plazo, no necesito colgarme de ningún cargo. Esas cosas no son para mí. Hay veces que lo que se piensa no sale como uno quiere. Pero bueno, las cosas no siempre pueden ir bien. Perdimos cuatro partidos en casi ocho meses, no es mucho, pero no me preocupa tanto eso, sino lo que me ofrecen los jugadores en la cancha. Eso es en lo que me fijo. Por eso digo que es un momento para ver cómo responden", dijo Caruso Lombardi, que sabe que sólo él condicionó su futuro, porque los dirigentes no piensan removerlo del cargo.

Incluso, el presidente del club, Rodolfo Molina, manifestó hace algunas semanas que entiende que, por lo menos, se deben esperar diez fechas para evaluar una situación. De todas maneras, los dirigentes confían en que el técnico revertirá el escenario, ya que ellos acompañaron y respaldan el proyecto que, según Caruso Lombardi les explicó antes del comienzo del torneo, era el mejor.

Hasta el momento, todo indica que la suerte del técnico de la Academia está concentrada en las próximas dos jornadas. Aunque, en realidad, está sujeto a lo que le den sus jugadores. Esos que él pidió especialmente y que ahora parece que no le responden. Ahora bien, ¿cuándo llega la parte en la que el entrenador asume su cuota de responsabilidad?

* Los hinchas señalan a los futbolistas

En en el sitio Identidadrc.com.ar , realizaron una encuesta para saber quiénes son los responsables de este mal momento de la Academia y la mayoría le apunta al plantel. Sobre 1050 votantes, el 59% les apunta a los jugadores; el 25%, al cuerpo técnico, y el 16%, a los dirigentes.

Comentá la nota