"Los jugadores me pidieron ir a Rosario".

Diego blanqueó que varios de sus muchachos reclaman mudanza. Y que tiene que ver más con la "frialdad" de River que con el césped...
La semana que viene algunos jugadores de la Selección entrarán a Ezeiza vestidos de civil. Se reunirán con Maradona y hablarán sobre la cancha. Con la venia de Grondona, el entrenador les preguntará dónde prefieren jugar: River o Rosario Central. Pero él ya sabe la respuesta...

"Hace tiempo que se habla de esto. Pero nunca nadie se anima a plantearlo", blanqueó Diego. Esta vez no combatió contra el campo de juego, las paredes despintadas ni canillas que --dice-- juntan óxido desde el 78. El motivo que lleva a su Selección a añorar un cambio de cancha para los partidos por los puntos es climático. Blanco sobre negro: él y los jugadores consideran frío al Monumental. Y el cálido Gigante de Arroyito aparece como la mejor alternativa para derretirles la cabeza y las piernas a los brasileños el 5 de septiembre. Tal vez no se piensa en Boca para evitar un conflicto mayor con River.

"Los jugadores me pedieron ir a Rosario por la frialdad del Monumental", reveló Diego en La Red. Se habló de un pedido arriba del avión de vuelta de Ecuador, gestión que Verón negó. "El traslado fue consensuado con un par de muchachos, así que ya no hay más nada que hablar", completó el DT. Falta la aprobación de la FIFA para poder utilizar la cancha. Los inspectores llegarían la semana que viene.

"Hace rato que varios jugadores pedían irse de River, pero tuve que salir yo a decirlo. Y no sólo estos muchachos, sino desde otras épocas, desde que yo jugaba. Aunque nunca se lo plantearon seriamente a Julio. Yo fui de frente y por eso salió Rosario". Diego no dio detalles pese a que internamente --es cierto-- no es la primera vez que quieren mudarse. Después del Mundial 02 también surgió la idea, aunque esa vez no era por la temperatura del estadio sino para acercarse más al público después del fracaso.

Hubo muchas palabras, faltó una: confirmación. Todavía es una chance. Contar con "una alternativa necesaria". En ese mismo tono Diego aseguró que su disputa "no es con la gente de River, pero sí con el presidente Aguilar".

"Seamos sinceros, la cancha de River es muy familiar. En Ecuador nos tiraron bombas, gritaban todos y acá no pasa nada. Necesitamos más apoyo, por eso vamos a Rosario", ilustró. "Algunos me dicen que en River, cuando pierden la pelota, sienten más el rigor de la tribuna. Y que no lo siente tanto el rival cuando ataca. Algo que sí pasaría en otra cancha".

Comentá la nota