Los jugadores no les hicieron frente a los dichos de Aguilar

La mayoría optó por el silencio. En voz baja, y sin dar sus nombres, algunos mostraron su disconformismo.
Las palabras que el presidente José María Aguilar pronunció el martes aún retumban en todo River. La dura frase del mandamás del club ("Estoy enojado con los jugadores porque ellos no están enojados. Esto no va a salir gratis") fue un mensaje más que directo a los futbolistas, que ocupan el último lugar en la tabla y que ayer, en el predio de Ezeiza, tuvieron diversas reacciones.

Lo primero que se percibió fue el silencio de la mayoría de ellos, un poco por el momento del equipo y mucho por los dichos del presidente. Daniel Vega habló y contó que no había escuchado las palabras de Aguilar, pero igual repitió una sensación "de vergüenza por el momento que vivimos". Facundo Quiroga fue un poco más allá: "Entendemos a Aguilar, pero más allá de eso nosotros pensamos solamente en nuestro trabajo. Acá siempre se dio lo mejor; hemos tratado de salir de esta situación y no pudimos. Son cosas que se dan en el fútbol y nada más". Sebastián Abreu, quien no está habilitado para jugar en el torneo local, también entregó lo suyo: "En el momento en el que nos podamos juntar con Aguilar, le preguntaremos hacia dónde quiso ir con esas declaraciones. Nos da vergüenza este presente. Todos queremos lo mejor para el club y sufrimos por esto que nos pasa. No me puedo hacer cargo de muchas cosas porque llegué después. Me gusta hablar cuando tengo participación; ahora no tengo la autoridad como para hacer un análisis muy profundo o una autocrítica".

Lo seguro es que muchas veces el off es más rico que el on de los futbolistas. Y en ese orden varios dieron su parecer con diferentes miradas de una misma situación: así dejaron claro que ni en ese sentido los jugadores de River están de acuerdo. Primero, Paulo Ferrari, Leonardo Ponzio, Augusto Fernández, Gustavo Cabral y Radamel Falcao fueron claros y al pasar coincidieron en que "no podemos decir nada; Aguilar tiene razón; en la situación en la que estamos no tenemos nada que decir..."

Eduardo Tuzzio, consultado por Clarín, prefirió no hablar pese a que Aguilar se refirió a los "líderes de salita azul", en nítida alusión a él. "Lo que tenga que hablar con el presidente lo hablaré con él", comentó al pasar. Lo difícil, claro, será que Tuzzio tenga lugar para hablar con Aguilar, quien ya perdió la paciencia con él al igual que la mayoría de los dirigentes. Más. Un volante que fue muy cuestionado últimamente dijo: "Aguilar se debe haber peleado con alguien y por eso se la agarró con nosotros". Increíble. Y un defensor que no juega seguido agregó: "Si yo fuera titular no me como esta galletita..."

Lo cierto es que en medio de ese panorama los jugadores de River tienen que jugar el sábado ante Estudiantes para intentar --en realidad, dependen, además, de una derrota de Central ante Godoy Cruz-- ganar y salir del último puesto. Y que el nuevo entrenador, Néstor Gorosito, ya sabe que podrá elaborar la lista de jugadores con los que trabajará en el 2009, pero que en ella ya tendrá a varios tachados de antemano.

Ayer, por lo pronto, Diego Buonanotte se fue enojado del entrenamiento porque jugó un rato para los titulares y mucho para los suplentes (ver Línea de tres...). Y encima, cuando terminaba la práctica, el entrenador Gabriel Rodríguez le confirmó que no iba a jugar de entrada frente a Estudiantes. Una situación más en este día a día de River, en el que nada sale bien y en el que todo el mundo pide a los gritos que el final del año llegue cuanto antes.

INSUA.

ABELAIRAS.

AHUMADA.

FALCAO.

Comentá la nota