Jugada de Cobos para demorar la ley de medios

Se niega a convalidar la comisión bicameral
Una vez más, el vicepresidente Julio Cobos se interpone en el camino de la Casa Rosada, esta vez para intentar demorar la puesta en marcha de la polémica ley de medios.

Como presidente del Senado, Cobos decidió no firmar aún el decreto que convalida la actuación que anteayer tuvo la comisión bicameral de seguimiento de la ley de medios. Dicha actuación fue impugnada ante las presidencias de ambas cámaras por la oposición porque, advirtió, se conformó a un día del recambio legislativo sin el quórum que exige el reglamento. A juicio de la oposición, hasta que Cobos no firme ese decreto, todas las designaciones que dispuso la comisión quedan en suspenso.

"Esta usurpación de las mayorías que efectuó el oficialismo sobre la bicameral, votando sin quórum ni mayoría a su presidente, debe ser subsanada inmediatamente", enfatizó la diputada Silvana Giúdici (UCR), autora de las impugnaciones.

El oficialismo aprovechó la reunión de la comisión para designar a Agustín Rossi, jefe del bloque de diputados kirchneristas, al frente de la comisión bicameral. Además, designó a Claudio Schiffer como representante en la autoridad de aplicación de la ley de medios, y a la ex diputada María Lenz en el Sistema Nacional de Medios.

Ambas designaciones eran reclamadas con urgencia por la Casa Rosada, que pretende poner en marcha los plazos legales de la ley lo antes posible, en particular la cláusula de desinversión, que obliga a los medios a vender empresas en el plazo de un año para adecuarse a los límites en materia de licencias que impone la ley.

El oficialismo refutó los argumentos opositores. "La proporción de miembros no va a cambiar con la nueva composición de las cámaras, a lo sumo habrá una nueva redistribución entre la oposición", replicó Rossi.

El oficialista Eduardo Fellner, titular de la Cámara baja, hizo caso omiso de las impugnaciones opositoras y firmó anteayer el decreto que comunica todas las designaciones al Poder Ejecutivo. Pero Cobos decidió demorar su firma hasta tanto se esclareciera el asunto.

"Cobos quiere evitar que suceda lo mismo que con la fe de erratas de la ley de medios", explicó a La Nacion un allegado al vicepresidente, en referencia al escándalo que se desató cuando se conoció que el Senado había convertido en ley el proyecto sin considerar la fe de erratas en una serie de artículos que, tardíamente, le había transmitido la Cámara baja.

Esta rigurosidad que esgrime ahora el vicepresidente a la oposición le sirve para ganar tiempo en la efectiva puesta en marcha de la ley. Los opositores quieren forzar al oficialismo a que convoque otra vez a la comisión bicameral.

Comentá la nota