La jueza Sarmiento no se volcará a la política

Dijo que no piensa retirarse de la Justicia.
La jueza en lo Contencioso Administrativo Federal María José Sarmiento, que con sus fallos frenó el Fondo del Bicentenario y repuso a Martín Redrado en el Banco Central, dijo ayer que no tiene aspiraciones políticas y que "no fue engañada" para el dictado de las medidas cautelares.

"Tengo 32 años en la Justicia y pienso terminar mi carrera acá. Es mi trabajo de toda la vida y acá me voy a retirar", afirmó la magistrada, en declaraciones a Radio América. Reconoció, además, que en los últimos días recibió muestras de "felicitaciones y fervor" en la calle.

Al renovarse el personal judicial de turno durante la feria judicial, Sarmiento dejó ayer el controvertido expediente que tanto preocupa al Gobierno y ya no volverá a entender en la causa.

La magistrada desestimó con una carcajada cuando se le preguntó si podría ser ministra de Justicia de un eventual gobierno de Mauricio Macri. "Yo hice las cosas como las hago siempre, cumpliendo con mi tarea de todos los días", señaló.

También evitó pronunciarse sobre los calificativos que recibió del poder político, incluso de la propia presidenta Cristina Kirchner, que la llamó jueza delivery . "Fue una serie de calificativos muy originales, pero no tengo nada que decir. Ellos sabrán por qué lo dijeron", reflexionó.

La jueza ratificó que el fin de semana último se sintió "incómoda" cuando observó un patrullero en la puerta de su casa, con la intención de entregarle la apelación del Gobierno a sus fallos. "Me sentí muy incómoda y por eso acudí a los medios, lo que no es habitual en mí, ya que ni me conocían la cara", precisó.

Comentá la nota