La jueza Sarmiento denunció al Gobierno de intentar presionarla

Mientras el Gobierno la buscaba para intentar apelar la decisión de restituir a Martín Redrado en el Banco Central, la jueza en lo contencioso administrativo María José Sarmiento, llamaba al canal de noticias TN para denunciar que tenía un móvil de la Policía Federal en su casa y que eso "simula una presión".
La magistrada, que vive en un departamento sobre la avenida Santa Fe al 2000, se mostró enfurecida por el procedimiento: "Es una cosa extrañísima, porque dicen que me están buscando y todo el mundo sabe dónde vivo, no me oculto. Todo el mundo sabe dónde queda mi despacho, mi horario de trabajo, mi horario de Tribunales". Sarmiento agregó que está conciente de la crisis institucional que existe, pero afirmó que eso no explica "razonablemente este procedimiento".

Para la jueza, el Gobierno sabe cuál es el mecanismo para apelar, por eso, aclaró, se sintió sorprendida por las declaraciones del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, que la había dado por "desaparecida".

"Vamos a seguir buscando a la jueza durante el sábado y el domingo. Del mismo modo que resolvió en dos horas el recurso de Martín Redrado, nosotros queremos que nos conceda la apelación para que la Cámara se expida", había dicho Fernández el viernes. La embestida continuó ayer con Néstor Kirchner que calificó de "vergonzosa" la actitud de la magistrada.

Este diario intentó comunicarse con Sarmiento a su celular y a su teléfono fijo, pero no obtuvo respuesta. Tampoco en la puerta de su casa donde, desde que estuvo PERFIL haciendo la guardia, ya no había móvil policial.

La jueza Sarmiento ordenó restituir a Redrado en el Central y prohibió tocar las reservas del Banco para la constitución del Fondo del Bicentenario. Es la encargada de las dos causas porque está de turno en el fuero contencioso administrativo durante la feria judicial.

Pero para la jueza, está claro que para apelar, el Gobierno tiene que esperar hasta mañana, aunque ya lo hizo ayer (ver página 3). "Tiene que esperar al primer día hábil, hasta el lunes a las 7.30 para apelar la decisión. La palabra final siempre la tiene la Corte Suprema de Justicia."

"Yo le dije que a partir de las 7.30 me encuentro en mi despacho, donde se reciben usualmente los escritos en el horario que debe ser", indicó la jueza. Por otra parte, subrayó que "tener un móvil en la puerta sin haber pedido custodia, simula una presión".

"Hay un móvil policial en la puerta de mi casa desde esta mañana. Yo no he pedido custodia en ningún momento y mencioné expresamente que no la necesito", remarcó Sarmiento.

"No tengo la menor idea de lo que está pasando, tengo treinta años en la Justicia, jamás he visto este procedimiento, ignoro esta actitud. Por primera vez en mi vida acudo a la prensa para que la gente común sepa. Porque de otra manera, la gente puede creer que tengo custodia y no es así", sintetizó la jueza.

La magistrada aclaró que es ella la que tiene la potestad o no de dar lugar a la apelación. Cuando se le consultó si temía represalias del poder político o un jury en el Consejo de la Magistratura, dijo que no tenía ninguna preocupación al respecto.

Comentá la nota