La jueza que repuso a Redrado denunció presiones e intimidación

La jueza que repuso a Redrado denunció presiones e intimidación
Dijo que un patrullero estuvo parado la mañana de ayer frente a su casa. Y que incluso la siguió hasta lo de una amiga. Además, recibió fuertes cuestionamientos del Gobierno todo el día. "Jamás me pasó en 19 años que llevo como jueza".
"Yo no tengo contactos políticos ni tengo por qué tenerlos; tampoco tengo contactos con la policía porque no soy jueza penal. Por eso acudo a la prensa, en contra de mi costumbre, para que la gente sepa que tuve un móvil policial toda la mañana en la puerta de mi casa, que me siguió cuando fui hasta la casa de una amiga, cuando nunca pedí custodia. Jamás pasó esto en los casi 19 años que llevo de jueza", señaló ayer a Clarín la jueza en lo Contencioso Administrativo María José Sarmiento.

Con 31 años en la Justicia, y al frente desde 1991 de uno de los juzgados encargados de controlar las decisiones que toma el Gobierno, Sarmiento decidió ayer buscar "el resguardo" de la prensa, luego de esta actitud que consideró un intento de intimidación.

El viernes, la jueza tomó dos decisiones que provocaron la insólita reacción del Gobierno: suspendió el decreto de necesidad y urgencia firmado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que destinaba fondos del Banco Central al pago de la deuda, y ordenó reponer en su cargo al presidente de ese banco, Martín Redrado, echado la noche anterior por la Presidenta y su gabinete.

Entre otras reacciones que se escucharon ayer, el ex presidente Néstor Kirchner calificó la actuación de la jueza como "una vergüenza", e insistió con que Sarmiento no le dio oportunidad al Gobierno de apelar con la misma celeridad con la que le otorgó a Redrado la posibilidad de retornar a su cargo.

Fue minutos después de que la jueza desmintiera -en declaraciones al canal TN- que haya estado inubicable en las últimas horas y denunciara que tenía un patrullero en la puerta de su casa, en Santa Fe y Agüero.

¿A qué atribuye usted esta actitud que acaba de denunciar?

El caso es indudablemente de trascendencia importante, pero estamos acostumbrados a eso porque nuestra función en el fuero es justamente revisar los actos del Gobierno. Pero en este caso, acudí a la prensa porque me pasó algo que no me había pasado en todos mis años de jueza, y que fue una cuestión fuera del expediente, fuera de lo normal. A las 7.30 de la mañana de ayer me tocaron el timbre de mi casa, y el subcomisario de la 19 me dijo que tenía la orden de buscarme porque me tenían que entregar algo. Yo le dije que estaba allí, que esa era mi casa, y que no me había dio a ningún lado.

¿Le dijo que tenía orden de buscarla?

Si, "la tengo que buscar", me dijo. Luego volvió, una segunda vez, con un oficio de apelación. Yo le dije que no estaba en funciones el fin de semana, y que me buscaran a las 7.30 de la mañana del lunes en el juzgado, que no iba a recibir nada en mi domicilio.

¿Hasta que dejó el juzgado el viernes no había llegado ningún oficio?

No, el turno se acabó a las 13.30, y yo habilité horas para notificar las decisiones del día, pero hasta que me fui del juzgado -a las 17.30- no recibí nada. Ayer, el móvil siguió en la puerta de mi casa hasta las 12.45. Era obvio que estaba allí por mí, e incluso me siguió cuando fui a la casa de una amiga a desayunar.

¿Nunca había pedido custodia?

Jamás. El viernes me ofrecieron custodia policial y yo dije expresamente que no la quería, que no hacía falta.

¿Cree que se trata de un acto de intimidación?

Parecería que sí. Simula una presión. A mí el hecho me resulta muy incómodo. Mi único resguardo es acudir a la prensa, porque no tengo contactos políticos ni tengo por qué tenerlos; tampoco tengo contactos con la policía porque no soy jueza penal.

¿Recibió en estos días alguna llamada del Gobierno? ¿Recuerda algún hecho similar después de adoptar alguna medida conflictiva para el Ejecutivo, como fue en los 90 la decisión de suspender el rebalanceo de las tarifas telefónicas?

No recibí ninguna llamada, y en todos estos años nunca vi una cosa así. Nosotros, los jueces del fuero estamos acostumbrados a que haya reacciones, pero todo quedaba en el expediente. Esto se salió de la causa, y por eso decidí hablar, se meten con la intimidad de una.

¿Piensa hacer alguna denuncia por este hecho?

No, no pienso hacer nada. Acudo a la gente común para que sepa que hay hubo un móvil policial toda la mañana en la puerta de mi casa que nunca pedí. Sé que hay una crisis institucional importante, pero lo que no se entiende es este procedimiento, jamás en los 30 años que llevo en la Justicia había visto algo así.

¿Cómo sigue el caso?

El lunes a primera hora el Gobierno podrá apelar, y en horas yo podré dar una respuesta, sobre si se hace o no lugar a la apelación. Luego, la palabra final la tendrá la Corte Suprema.

Aníbal Fernández dijo ayer que habían conseguido que la Cámara les recibiera la apelación.

Qué raro, a mi no me informaron. Pero si la Cámara decidió recibir la apelación, a mí me lo tendrían que pasar recién el lunes a primera hora. No estoy habilitada para recibir ningún escrito el fin de semana. El fuero éste no está habilitado, sólo los juzgados penales lo hacen.

Comentá la nota