Una jueza latina, cerca de entrar en la Corte Suprema de EE.UU.

Sonia Sotomayor, nominada por Obama, logró el visto bueno de una comisión del Senado
WASHINGTON.- Sonia Sotomayor, nominada por el presidente estadounidense, Barack Obama, par la Corte Suprema de Estados Unidos, está cada vez más cerca de convertirse en la primera jueza hispana en el máximo tribunal.

La Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado aprobó ayer por mayoría su confirmación y remitió la postulación al plenario de la cámara alta. El panel votó 13 a 6 a favor de Sotomayor, con los votos de todos los demócratas y el del republicano Lindsey Graham.

"Decidí votar a favor de una mujer que yo no hubiera elegido", dijo Graham. La decisión de Obama de postular a una latina a la corte "es algo muy importante; Estados Unidos ha cambiado para bien con su selección", afirmó.

La aprobación final de Sotomayor dependerá del Senado en pleno, que está controlado por los demócratas, por lo que su nominación definitiva parece segura. De esta manera, Sotomayor podría convertirse la semana que viene en la primera hispana en el máximo tribunal, en la segunda mujer de la corte actual y en la tercera de la historia del país.

Esta jueza de apelaciones de 55 años, hija de puertorriqueños, criada en el barrio neoyorquino del Bronx y educada en Princeton y Yale, cuenta con el respaldo unánime de los demócratas.

"No hay un solo ejemplo, ni qué hablar de una tendencia en sus fallos, de que responda a prejuicios o simpatías", dijo el presidente de la comisión, el demócrata Patrick Leahy.

Pero el rechazo republicano en la comisión (todos menos Graham votaron en contra) dejó en evidencia que muchos conservadores optaron por oponerse a una jueza que, según ellos, introducirá en la corte tendencias de sesgo izquierdista, además de prejuicios raciales y de sexo.

A los conservadores les preocupa que Sotomayor sea una "jueza activista", ansiosa por imponer la agenda progresista de Obama en el tribunal.

Además, a los republicanos los inquieta la trayectoria de Sotomayor en materia de portación de armas, el derecho de propiedad y un muy controvertido fallo como jueza de apelaciones al rechazar las denuncias de discriminación inversa por parte de bomberos blancos a quienes les negaron ascensos.

"En discurso tras discurso, año tras año, la jueza Sotomayor expuso, creo yo, una concepción jurídica en conflicto con la gran tradición estadounidense de justicia ciega y fidelidad a la ley tal como está escrita", declaró el senador Jeff Sessions, el republicano de mayor jerarquía dentro del comité.

El rechazo a la jueza puede ser un arma de doble filo para los republicanos. Muchos temen que el voto en contra de Sotomayor perjudique los esfuerzos de los conservadores por ampliar su electorado, sobre todo entre los hispanos, un sector de rápido crecimiento.

El Consejo Nacional de la Raza, la mayor organización por los derechos hispanos, dijo que, con la confirmación de Sotomayor, su comunidad "da un paso más hacia el hecho histórico de ver a un hispano en la Corte Suprema".

Comentá la nota