Jueza cerca de la destitución.

En esta semana, el fiscal Gonzalo Nazar continúo avanzando en la investigación por la muerte de Andrea Ábalos, mientras que diferentes testimoniales que tomó ponen en tela de juicio el accionar de la jueza de Familia Elsa Galera, que fue quien –aparentemente advertida de los riesgos que la niña corría con sus progenitores– reintegró a la pequeña con sus padres.
El jefe médico del Grupo de Alto Riesgo (GAR) del Hospital Notti, Américo Venegas, se presentó ante Nazar y dijo que el juzgado de Familia siempre estuvo al tanto de la conflictiva situación que vivía la nena de 2 años que falleció el pasado 1 de mayo como consecuencia de una afección pulmonar provocada por golpes.

Venegas, además, aseveró que –como jefe del programa de maltrato infantil del hospital de menores– la primera vez que él tomó conocimiento de este caso fue en diciembre de 2007 y en mayo de 2008 nuevamente tuvo que intervenir porque la menor ingresó nuevamente al hospital, tras haber recibido varios golpes.

Además, se supo que la madre (quien sería la más comprometida con la causa penal, pese a que el padre de Andrea también está imputado) tenía una prohibición dictada por la Justicia de Familia para ver a la pequeña; sin embargo, luego le fue reintegrado el permiso.

Los antecedentes del caso

La madre de la nena fallecida tenía antecedentes por malos tratos contra su hija, según confirmó a mediados de mayo el fiscal de la causa, Gonzalo Nazar.

Además, hace cerca de 2 años, la Justicia había retirado del hogar a 4 de los hermanos de la pequeña. Los menores fueron enviados al CONIN.

Este hecho evidencia que los hermanos de la víctima no escaparon de los malos tratos a los que se supone fue sometida la pequeña Andrea.

Comentá la nota