Una jueza allanó dos clínicas por una supuesta mala praxis

Una mujer de 39 años falleció anteayer a las 18,20 horas supuestamente por mala praxis médica, según denunció el esposo.
El juzgado de Correccional 3ra, en feria, a cargo de Carolina Sanguedolce está actuando para que se realicen los trámites correspondientes que permitan investigar lo que sucedió con la paciente que se realizaba en un instituto médico de nuestra capital un tratamiento por fibromialgia y término muerta.

Por razones que se tratan de establecer la mujer fue llevada, desde el instituto, a un centro clínico al que llegó, según consta, por una tomografía computada que se le realizó, con gases en el cerebro y una hemorragia masiva cerebral.

Posteriormente fallece por un paro cardiorrespiratorio, según consta en el certificado que emite la clínica.

De acuerdo a lo que consta en la denuncia policial, el esposo se habría hecho presente en el instituto encontrando a su esposa dentro de una ambulancia que la trasladaba a la clínica médica, donde al ser recibida se le practicó la tomografía computada.

La magistrada actuante ordenó en la jornada de ayer por la tarde sendos allanamientos tanto al instituto donde se realizaba el tratamiento como a la clínica, para que se adjunten las historias clínicas de la paciente. Además se está a la espera de los resultados de la autopsia que debían practicarse ayer, sin embargo la familia se oponía a la misma, situación que en las últimas horas se habría solucionado y se le habría comenzado a practicar la misma en horas de la tarde noche.

Tanto el allanamiento como los resultados de la autopsia son necesarios para determinar la causa que todavía no está caratulada.

La denuncia ante la seccional Primera de Policía la realizó el esposo de la mujer fallecida.

La fibromialgia es un padecimiento que provoca rigidez y fatiga y se origina en los tejidos blandos y en los músculos.

La ozonoterapia es un tratamiento habitual en estos procesos ya que su aplicación proporciona bienestar y alivio del dolor por las propiedades del Ozono, pudiendo los pacientes, volver a sus actividades normales.

Comentá la nota