Un juez en zona liberada

Por: Ricardo Roa.

La diputada Diana Conti dice que el Gobierno no le soltó la mano al juez Faggionato porque nunca se la había tendido. Y que los representantes oficialistas en el Consejo de la Magistratura, incluído ella misma, faltaron en bloque al plenario donde Faggionato fue suspendido porque habían quedado agotados por las sesiones en el Congreso.

Tampoco fue el secretario de Justicia, quizá fatigado por otros motivos. Pura espuma.

Es evidente que los cinco faltaron al mismo tiempo y sin aviso para permitir la separación y el juicio político al juez. También lo había sido la semana pasada y en una instancia previa, que la propia Conti sostuvo a Faggionato con su doble voto de miembro y presidente de la Comisión de Acusación y Discplina. Queda clara la marcha atrás: el Gobierno no quiso pagar dos veces el costo de apoyar a un juez cuestionadísimo.

Para Faggionato, todo fue por una "cooptación de voluntades" en el Consejo de la Magistratura (ver " El 'Rey de la efedrina' influyó en mi juicio político", sostuvo Faggionatto). Y el Rey de la Efedrina, preso en Ezeiza, quien compró las voluntades. Pero los que lo dejaron en zona liberada fueron los kirchneristas: ¿A ellos cooptó Roberto Segovia?

Separado ahora por 25 causas que vienen de lejos, Faggionato es el mismo que resultó funcional al Gobierno para asociar a los productores con la quema de pastizales en medio del conflicto del campo. Y que citó a declarar a De Narvaez en la causa de la efedrina dos semanas antes de la elección y por un llamado telefónico de 2006. Sólo el Gobierno podía sostenerlo.

Por cosas como estas el Consejo tiene mala prensa y la tiene bien ganada. Debería ser transparente a la hora de remover o nombrar jueces. Y desde ya, independiente del poder político. Nada que se parezca a las idas y vueltas de Conti.

Comentá la nota