Juez: "Vamos a manotearle la caja al kirchnerismo"

Una reunión con el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, fue el refresco que se dio ayer Luis Juez, abrumado, aunque lo niegue, por las consecuencias que puede tener sobre su posición electoral el conflicto municipal en la ciudad de Córdoba. Incluso, se tomó un respiro saliendo de las fronteras provinciales para entrevistarse con el líder socialista de visitante.
De todos modos, el tema del caos en Córdoba es inevitable para él.

Periodista: ¿Siente que el conflicto municipal de Córdoba lo puede perjudicar?

Luis Juez: No, al contrario. Nosotros durante estos cinco años jamás hemos conseguido que los periodistas hablen bien de nosotros, así que consolida el voto nuestro. La gente nuestra es fundamentalista. Somos como los autitos de fricción, cuanto más nos aprietan más rápido salimos. Algunos han decidido poner la ciudad patas para arriba en el peor momento de bronquiolitis y afecciones a las vías respiratorias. Nosotros en la ciudad de Córdoba nos damos el lujo de tener un intendente que es una mezcla entre pingüino y ganso, no sabemos qué ave es. Un ave rara. Hace siete días que vivimos en conflicto con los municipales cuando hay que sentarse a dialogar.

P.: ¿Cree que el conflicto termina después del domingo 28?

L.J.: - Por supuesto…El 29 van a tener que gobernar, y el 29 se van a resolver los problemas por arte de magia. Cuando uno gobierna tiene que hacerlo pensando en los vecinos, no en la política, no en el voto. Nosotros vamos a ganar lo mismo el 28, vamos a sacar 15 puntos de ventaja con conflicto o sin conflicto municipal. Esto tienen que entender los gobernantes, esto tienen que entender, pero gracias a Dios quedan siete días de campaña. En siete días la Argentina puede empezar a cambiar, puede ser más previsible. En siete días podemos salir de la intolerancia a un gobierno más racional, que no vea a los opositores como enemigos declarados sino como tipos que tenemos ideas distintas. En siete días la Argentina puede empezar a mirar a gobernadores como Binner, que hacen bien las cosas y no tienen que tributar ni convertirse en felpudos del poder político.

P.: ¿Qué piensa de los que promueven el corte de boleta, apoyándolo a usted pero están en contra de la lista de diputados nacionales?

L.J.: No hay corte de boleta… Hay de todo, somos una familia muy numerosa, tenemos algunos hijos que dicen locuras. Pero nosotros vamos con la boleta completa del Frente Cívico porque ahí tenemos la mejor expresión política. En el Frente Cívico están los dirigentes del socialismo, están los del vecinalismo… Si hoy el radicalismo no está con nosotros en el Frente Cívico no es por decisión nuestra. Estuvimos quince meses trabajando laboriosamente con el senador (Carlos) Rossi, con nuestros dirigentes elaborando un acuerdo con el radicalismo. ¡Qué casualidad! De vuelta el mismo radicalismo que eligió a (Roberto) Lavagna como candidato a presidente es el mismo radicalismo que maneja (Eduardo) Angeloz. Por eso no estamos juntos. (Pero) No vamos a criticar a nadie porque probablemente dentro de dos años, para reconstruir una provincia quebrada nos hagan falta todos los que tengan ganas de pensar y razonar una provincia distinta.

P.: ¿Cómo ve que el gobernador Juan Schiaretti se haya metido de lleno en la campaña electoral?

L.J.: Schiaretti si puede aparecer con minifalda y medias tubo, no tengo ninguna duda de que va a hacer cualquier cosa para juntar un voto. El problema de Schiaretti es que la gente no le cree, le pasa lo mismo que a (Ramón) Mestre y a Cristina (de Kirchner). La gente no les cree y cuando a los políticos la gente no les cree, los tipos te pueden venir a prometer cualquier cosa. Seguramente ahora se va a adjudicar el ascenso de Sportivo Belgrano. Son chantas. A mí me critican por mi lenguaje, no por mi seriedad. Yo puedo ser muy pícaro para expresarme, muy cordobés para hablar, pero somos serios, no andamos con giladas. Ha ido cinco veces a Río Cuarto, está perdiendo por 15 puntos. Ha venido cuatro veces a San Francisco, está perdiendo por 12 puntos…Le vamos a pegar una biaba a Schiaretti y a Cristina el 28 de junio que ni se las sueñan. El 28 de junio los cordobeses vamos a poder cicatrizar las heridas del fraude y empezar a pensar en la Córdoba que podríamos haber tenido y que por ineptitud propia, me hago cargo, por no haber sabido fiscalizar nos perdimos la oportunidad de tener una Córdoba parecida a Santa Fe.

P.: ¿Qué va a pasar el lunes 29, una vez que se conozca el resultado?

L.J.: Vamos a tener un país mucho más predecible, un país donde nosotros vamos a sentarnos a discutir. Nosotros vamos al Senado a manotearle la caja al kirchnerismo. Vamos a romper esa ley que significó el tema de los fideicomisos, que es un curro de 11 mil millones de dólares por el cual (Julio) De Vido maneja la obra pública y humilla a gobernantes, salvo a los que tienen atributos para parársele. Vamos en serio a construir un Indec federal, vamos a sentarnos a discutir políticas productivas para las provincias de Córdoba y Santa Fe, que las podamos acordar y planificar. Vamos a trabajar con coherencia, con firmeza, a defender a Córdoba y Santa Fe, como Dios manda y a mostrar que hay ejemplos en el país que deben ser imitados.

P.: ¿Esta foto Binner-Juez es la contracara de la de Reutemann-Schiaretti?

L.J.: Esos se quedan sin nafta…Esos no llegan a largar; les vamos a sacar diez vueltas.

P.: ¿Cree que Córdoba tiene condicionada la gobernabilidad si fracasa electoralmente el kirchnerismo?

L.J.: Depende de la dignidad de los gobernantes.

Comentá la nota