El juez recibe un peritaje clave y avanza en la causa por el vaciamiento de YPF-Repsol

El juez recibe un peritaje clave y avanza en la causa por el vaciamiento de YPF-Repsol

En base a un estudio contable sobre cómo ingreso el grupo Eskenazi a la empresa y cuánto se pagó a los españoles, Lijo decidirá si llama a indagatorias.

El juez federal Ariel Lijo espera recibir el mes que viene el peritaje contable clave sobre cómo y cuánto se abonó la participación accionaria del grupo Petersen en YPF-Repsol y la polémica indemnización pagada a los españoles tras la reestatización de la empresa estatal por parte de Cristina Kirchner en el 2012, revelaron a Clarín fuentes judiciales. Lijo, quien está de feria hasta el lunes, tiene previsto recibir esas y otras pruebas en la causa que la diputada de Cambiemos, Elisa Carrió, denunció en el 2008 y fue ampliando en forma sucesiva durante varios años de lo que considera fue el “vaciamiento” de YPF-Repsol a través del control indirecto de Néstor Kirchner” de la entonces empresas privada.

Si el peritaje confirma que el ingreso del Grupo Petersen de la familia Eskenazi fue ilegal y significó, como denuncia Carrió, el pago de sobornos y el freno de las inversiones para buscar gas y petróleo en la Argentina, el juez llamaría a indagatoria a los entonces responsables de la operación en el gobierno de Néstor y las empresas privadas, según fuentes judiciales.

La diputada quiere también que se confirme si la operación se hizo con el respaldo de los 650 millones de dólares de los fondos de Santa Cruz, que Néstor nunca explicó en qué fueron gastados y como denunció el financista Aldo Ducler antes de morir.

El mismo criterio de llamar a indagatorias, aplicará el magistrado sobre la indemnización millonariapagada por el gobierno de Cristina Kirchner a los españoles pero antes quiere ver los resultados de los peritajes.

La ONG Contadores Forenses, que dirige Alfredo Popritkin, dijo que entre el 2008 y el 2010 YPF-Repsol pagó en dividendos “5.000 millones de dólares. En estos ejercicios, los pagos realizados en exceso por sobre las ganancias, es decir, por sobre el tope legal, ascendieron a 7.000 millones de pesos, aproximadamente 1.700 millones de dólares, lo que constituiría una defraudación”.

Carrió negó que Cristina haya querido “recuperar la soberanía energética” con esa reestatización. “La verdad es que reestatizó YPF-Repsol porque no se puso de acuerdo con Antonio Brufau sobre el precio de venta. En pocas palabras, el español ponía un precio alto y ella uno bajo”, dijo Carrió en una entrevista publicada en el libro “El Mecanismo”. “YPF-Repsol valía, luego del vaciamiento, solo unos 5 mil millones de dólares y no 10 mil millones como todos los argentinos terminamos pagando gracias al arreglo que hizo Kicillof como ministro de Economía”, agregó. Por esta operación, Brufau fue elegido el empresario del año en España.

Ante el congreso, Kicillof, como ministro de Economía dijo que Repsol, que había pagado “13.158 millones de dólares para adquirir YPF, hacia 2012 había retirado en dividendos 16.000 millones”. Si a eso se agregan las posteriores ventas de paquetes accionarios, en unos años el grupo no solo recuperó el pago inicial, sino que «ganó, además, 9.000 millones de dólares”. En contra de su posición original de no pagar, meses más tarde Kicillof hizo un giro de 180 grados y dijo al Congreso que, por el 51% de las acciones expropiadas, el Estado emitiría bonos por 6.000 millones de dólares y debería pagar otros 5.000 millones en concepto de intereses hasta 2033 para pagarle a Repsol, que amenazaba con juicios en tribunales internacionales.

En noviembre Lijo había aceptado a la actual conducción de YPF y a la titular de la OA, Laura Alonso, comoquerellantesen la causa contra el ex ministro de Planificación Julio De Vido, su mano derecha Roberto Baratta, y los ex directivos de Repsol de España y del Grupo Eskenazi, entre otros. Casualmente ahora que parece que está causa va a avanzar, Repsol se retiró ayer de la bolsa de Buenos Aires.

Por lo pronto, el juez solicitó al directorio encabezado por Miguel Angel Gutiérrez que “designe a los peritos especialistas que deberán intervenir en el peritaje interdisciplinario llevado a cabo actualmente por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJUDECO)”. Este es el peritaje que el juez Lijo espera en febrero.

Además, “deberán informar acerca de las investigaciones internas y denuncias que se encuentren en curso relacionadas con la materia de esta causa, iniciadas con anterioridad o como resultado de la implementación de programas de integridad”. En la causa, explicó el magistrado se investiga “el supuesto vaciamiento de la empresa por parte de su directorio a través de decisiones empresariales relacionadas con la política de distribución de dividendos, la exploración y explotación de hidrocarburos, el pago de honorarios a los miembros del directorio, irregularidades en la toma y comunicación de las decisiones corporativas” entre 2008 y el 2012. Además, se investiga si se cometieron delitos en el pago “de las indemnizaciones distintos miembros del Directorio y a la empresa española Repsol”, luego de la polémica expropiación que hizo Cristina Kirchner en 2012 a libro cerrado.

Mientras tanto, el juez espera que a fines de noviembre los peritos de DAJUDECO le entreguen"la parte contable"de un extenso peritaje que pidió sobre YPF-Repsol lo que le permitiría avanzar sobre los imputados, informaron las fuentes.

En un cambio de posición, la actual conducción de YPFse presentó en noviembre como querellante en la causa. Casi dos años y mediotardó el debate interno en el gobierno de Cambiemos para pasar de una posición de prescindencia a la de querellante que escondióuna sorda puja con Carrió.

El sábado 13 de octubre del año pasado, en el programa de TV de Mirtha Legrand, Carrió había revelado que “el gobierno se presentó como querellante” en la causa que hizo en el 2008 ante el juez Lijo, que es un tema política y económicamente sensible para el estado argentino. Carrió está molesta con el actual directorio de YPF porque echó a “Gustavo Gutierrez, quien quería investigar las cuentas bancarias de Repsol y del Grupo Eskenazi". Se trata del ex diputado por Mendoza que la ayudó a investigar y escribir el informe sobre el lavado de dinero, en particular del caso del ex banco República de Raúl Monetta.  Carrió incluso había amenazado con denunciar por encubrimiento a la actual conducción de YPF, si no aceptaba investigar también la trazabilidad de los giros con las ganancias de YPF-Repsol en la era K. Carrió afirmó, en varias entrevistas, que “los Eskenazi” fueron los “testaferros” de los Kirchner. Por su parte, en varias oportunidades, el Grupo Petersen de la familia Eskenazi, afirmó que su ingreso en el 2008 a YPF-Repsol “fue totalmente transparente” y refrendado por la Bolsa de Comercio local, de Estados Unidos y de España, entre otros países.

Sin embargo, Gustavo Gutiérrez dijo que él tuvo que renunciar porque "el resto del directorio se negó" a darle un equipo para investigar “dónde fueron las ganancias de Repsol, de los Eskenazi y el rol de Roberto Baratta como representante de los gobiernos de Néstor y Cristina” en la empresa.

Coment� la nota