Juez quiere una Constitución estatista

El Frente Cívico y Social propondrá que se prohíba la privatización del Banco de Córdoba y de EPEC.

El juecismo planteará la prohibición de privatizar las empresas públicas y de vender activos de la Provincia, al lanzar su proyecto de reforma constitucional, lo que hará el jueves en un salón del Jockey Club. El anuncio se dará en el marco del lanzamiento del IPEP (Instituto de Planificación Estratégica Provincial), que nucleará los equipos técnicos de Luis Juez para disputar la gobernación en 2011. Hasta ahora, Juez no logró reunir en torno suyo profesionales destacados, al menos si se juzga su pobrísima gestión municipal, cuyas consecuencias son ahora más evidentes que nunca.

Con ese golpe de efecto, el Frente Cívico y Social buscará afectar el ritmo reformista que lleva adelante Unión por Córdoba en la Legislatura. Para el juecismo, la reforma debe alcanzar a la Constitución provincial en forma amplia. En cambio, el oficialismo considera que no es el momento de retocar la Carta Magna, y que en cambio conviene aprobar leyes electorales que satisfagan la presunta necesidad de la gente por votar con un nuevo sistema.

Los juecistas le dan al proyecto de reforma constitucional los últimos retoques. Probablemente el viernes, un día después de que Juez vocee cuáles son las modificaciones a encarar, el presidente del bloque del Frente Cívico y Social, Miguel Ortiz Pellegrini, y el vice, el socialista Roberto Birri ingresen el texto a la Legislatura.

“No queremos que antes de irse se lleven todo”, es la explicación apocalíptica que un legislador del Frente Cívico y Social le dio a este diario para justificar la extraña prohibición de transferir activos y bienes al sector privado.

Luis Juez pretende señalar con esa iniciativa que está parado en las antípodas de aquel proyecto de “Estado Nuevo” que promocionó el ex gobernador José Manuel de la Sota, y cuyas leyes clave fueron aprobadas de modo tan escandaloso en marzo de 2000, gracias a la sorpresiva mutación del frepasista senador Jorge Bodega de opositor a oficialista. Luego, cabe recordar, De la Sota no pudo privatizar el Banco de Córdoba ni la Empresa Provincial de Energía (EPEC).

El Banco de Córdoba y EPEC son los dos trofeos que Juez quiere mantener en manos del Estado.

Además, el proyecto juecista incluirá otras iniciativas ya más conocidas. Por ejemplo, la incorporación de la elección del gobernador por mayoría absoluta, es decir el ballottage. Este mecanismo, cree Juez, le garantizaría la victoria en 2011, porque en una eventual segunda vuelta los votos antiperonistas del radicalismo irían a su canasta. También se buscará el retorno al bicameralismo, aunque ese sistema no garantice la tan promocionada independencia de poderes.

Asimismo, el proyecto del Frente Cívico y Social pretenderá que ciertas elecciones que realiza la Legislatura, como la del defensor del Pueblo, requieran de una mayoría agravada que no mueva a confusiones, como sucedió con la reciente designación del radical Mario Decara.

Píttaro en la comisión

La comisión legislativa por la reforma política recibió ayer al fiscal general adjunto con competencia electoral, Hugo Píttaro.

Píttaro integró la Comisión Consultiva de Expertos, que presidiera Daniel Zovatto, pero se apartó de ella al momento de la elaboración de propuestas por ser integrante del Ministerio Público del Poder Judicial.

El funcionario habló sobre la necesidad de reglamentar de un modo posible y controlable la legislación que se vaya a aprobar sobre el financiamiento de los partidos políticos.

Una vez más, el juecismo participó de la reunión de la comisión, pese a las persistentes amenazas de que renunciarán a ella. El representante del Frente Cívico y Social fue Birri. Otros legisladores opositores que participaron fueron los radicales Hipólito Faustinelli, Alfredo Cugat y Alicio Cargnelutti, el arista Omar Ruiz, y los vecinalistas (de distinta vertiente) José Maiocco, Modesta de Stabio y Kasem Dandach.

Por el oficialismo estuvieron el presidente provisorio de la Cámara ,Francisco Fortuna, el titular del bloque Daniel Passerini, Sergio Busso y Juan Brugge. Este último y José Graglia ya garabatean la redacción de los proyectos sobre los que hay consenso. Una curiosidad: ninguno de los dos es justicialista; Brugge es democristiano y Graglia proviene del radicalismo.

Passerini, como Obama

Ayer hubo alguna expectativa por escuchar si Passerini presentaba su idea de que los partidos políticos hagan elecciones internas abiertas y simultáneas, pero además progresivas por regiones. Hoy les explicaría el sistema a los demás legisladores de Unión por Córdoba en la reunión del bloque. De todos modos, se conoce que básicamente la idea consiste en dividir la provincia en cuatro o seis regiones, y que las internas se vayan realizando en cada una de ellas en forma sucesiva.

Esto permitiría que un candidato del interior, Passerini es un dirigente de tierra adentro, pueda eludir el peso específico de un candidato capitalino, cuyo distrito sería reservado para el último turno.

Este sistema es similar al que se utiliza en las elecciones primarias de los Estados Unidos.

Comentá la nota