Juez piensa en internas abiertas para 2010

Las elecciones legislativas del pasado domingo plantaron al Frente Cívico, de Luis Juez, como primera fuerza provincial, relegando al bipartidismo UCR-PJ, pero el triunfo (por cuatro puntos) no fue todo lo holgado que presuponía el líder de esa coalición.
Con los números puestos, Juez ya no podrá sentarse frente al almanaque a esperar confiado su casi seguro arribo a la Casa de las Tejas en 2011. Por el contrario: los comicios marcaron el punto de partida para un nuevo derrotero del Frente Cívico, que incluye una mutación en la personalidad confrontativa de su líder, que ahora dará paso –según anunció el propio Juez– a una etapa de mayor "madurez, responsabilidad y diálogo".

La decisión de barajar y dar de nuevo alcanzará de lleno también a la organización y forma de trabajo político de la coalición. "Se acabó la experiencia de acumulación gregaria y aluvional que tuvimos desde 2003. Ahora hay que dar un salto de calidad institucional y dotar de organicidad a nuestra fuerza", anticipó Juez.

Esa idea tiene una traducción concreta a mediano plazo: el Frente Cívico se dio un año para plasmar su nueva estructura de organización, que desembocará en una convocatoria a internas abiertas en el segundo semestre de 2010, para elegir los candidatos que representarán a esa fuerza en los comicios para intendente, gobernador y legisladores que tendrán lugar en 2011.

Ese objetivo supone poner en marcha toda la estructura formal de los partidos tradicionales: entre otros aspectos, organización por circuitos, seccionales y departamentos, y elección de autoridades partidarias, algo que hoy no registra, al menos formalmente, el Partido Nuevo.

Tampoco tiene una expresión clara de conducción el Frente Cívico, guiado pura y exclusivamente por el poder del dedo y el olfato político del propio Juez, dueño absoluto de todas las decisiones.

"Natural y necesariamente voy a tener que abrir el juego a otros referentes y delegar mucho poder. No vamos a llegar a 2011 a los empujones y eligiendo gente a dedo o según encuestas", dijo Juez, en tono de autocrítica.

"Ya no son dos sino tres los partidos principales de Córdoba. Y nuestro Frente no puede quedar como una expresión esporádica y circunstancial. Nos ganamos un nivel de representatividad importante en la gente y hay que estar a la altura de las circunstancias", agregó el flamante senador electo.

La primera etapa del proceso de organización interna se dará de acá a fin de año, con la realización de 26 plenarios provinciales (uno por departamento) para evaluar la reciente performance electoral y –particularmente– el perfil de cada dirigente territorial.

En los comicios del pasado domingo, el juecismo festejó como un gran avance, respecto a 2007, la disposición de fiscales propios en todas las mesas de votación habilitadas. No obstante, el caudal de votos prácticamente se repitió: rondó el 22,5 por ciento.

Juez se plantea ahora el desafío de fidelizar la adhesión de todos los fiscales y transformarlos en potenciales dirigentes y candidatos.

Comentá la nota