"El juez Oyarbide es un gran corrupto"

La diputada critica con dureza el fallo que sobreseyó a los K por enriquecimiento ilícito y asegura que Kirchner y Lázaro Báez son una "banda de ladrones".
Lilita Carrió descansó en el lugar que más la relaja: Punta del Este. El aire de mar le sienta bien. Pasó las fiestas junto a sus amigos y asegura que no pensó en política, ni leyó los diarios. Que engordó, que es feliz y que no le preocupa 2011. Luego de llamarse a silencio, eligió a PERFIL para dar la primera nota del año. Distendida y de buen humor, la diputada nacional afirmó que está "orgullosa de tener los patitos desalineados" en referencia a las acusaciones del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; sentenció que el juez Norberto Oyarbide es "un gran corrupto" y que Néstor Kirchner y Lázaro Báez "son una banda de ladrones". Una Lilita auténtica.

—¿Qué va hacer Carrió, en enero y en Buenos Aires?

—Vuelvo a trabajar. Uno cuando está de vacaciones, está de vacaciones. Este año no hay campaña y yo voy a estar en Buenos Aires con los diputados y los fines de semana con mis hijos en Mar del Plata. Tampoco hay que prestarse a cualquier cosa.

—¿Es posible correrse de la carrera para 2011?

—Estamos trabajando para el Parlamento. Hasta 2011, nosotros no hablamos. Recién terminó una elección. Luego de los desastres que hizo la oposición de julio a noviembre, logramos articular una estrategia, ganar en Diputados y me parece que hay que preservar eso y nada más. Nosotros vamos a estar tranquilos, en todo caso me parece bárbaro que algunos quieran salir ya, casi con desesperación: Kirchner, Cobos, Duhalde, pero esa no es nuestra estrategia, ni nuestro deseo. La gente está agotada de que nosotros hagamos campaña. Este es un año de trabajo, de trabajo legislativo y de preparación de equipos técnicos.

—¿Qué opina de las negociaciones entre Eduardo Duhalde y Julio Cobos?

—La verdad es que ahí no vamos a estar, pero eso no es lo importante ahora. Todo va a decantar en la Argentina y tiene que decantar tranquilamente, la gente finalmente va a votar a los que mostraron conducta a lo largo de los últimos veinte años. El aprendizaje de la sociedad ha sido brutal. Tengo esperanzas en ese aprendizaje, en esa racionalidad, aún con patitos desalineados, y que podamos dejar de ser el país de la vergüenza.

—¿Es posible pensar en una oposición unida o lo que pasó en Diputados fue algo coyuntural?

—Sí, y voy a trabajar para eso, así como trabajé desde fines de septiembre, junto a toda la Coalición Cívica, en la estrategia que finalmente llegó a la victoria y que todo el mundo desconocía. En noviembre todavía algunos decían pelear la presidencia y desarticulaban todo. Con la misma vocación de trabajo vamos a ver los puntos que unen desde la centro izquierda a la centro derecha para lograr esos consensos. Mi deber es conseguir la mayor cantidad de acuerdos y ahí me van a encontrar. Voy a ser la Lilita de los consensos.

—¿Le sorprendió la decisión del juez Oyarbide en la causa del patrimonio K?

—No. Es un gran corrupto, a quién nosotros denunciamos por unanimidad en la Cámara de Diputados por cohecho, por corrupción, por coima y, finalmente, lo protegió el PJ como siempre. Es un hombre de la Federal, que creo que hizo lo de Zanola porque paga un sindicalista que no va a estar en el futuro y eso impide llevar a juicio a los otros sindicalistas. Además, calma a la sociedad y enmascara este objetivo de impunidad que siempre se hace a fin de año con Kirchner. La Argentina no tiene memoria, cuando yo decía hace tres meses: tengan cuidado que el hombre es un corrupto, hasta la propia Mirtha Legrand me lo negó. Es lo que fue siempre.

—¿Cree que Oyarbide se reunió con Kirchner?

—Por supuesto, Oyarbide es eso y la Federal hoy está manejada por Aníbal Fernández. El Aníbal Fernández que desobedece a la Justicia y que organiza el operativo impunidad de Kirchner. Organiza muchas otras cosas en la provincia de Buenos Aires, por eso yo me vine a Punta, para evitar el freezer.

—¿Van a seguir apuntando contra él y su relación con el triple crimen?

—Martín Lanatta, sindicado como uno de los autores del triple crimen es Aníbal Fernández y los cuatro que militaron juntos en el PJ eran Meizner, que está como autoridad en el Renar, Rey que era el puntero que muere y que supuestamente esconde al boliviano muerto en un freezer y el otro es Marcelo Mallo, que organiza las barras bravas para llevarlas a Sudáfrica y responde a Rudy Ulloa Igor. Ese es el PJ de Kirchner y Aníbal Fernández. Esta es la gobernabilidad que garantiza el PJ. La gente vota la gobernabilidad que mata, que siembra la droga y por la que hoy la gente no puede salir a la calle.

—¿Es posible luchar contra las bandas que operan en el Conurbano?

—Es cuestión de coraje, de sensatez, de racionalidad y de no complicidad. En el mundo esto fue posible. A mí me sobra coraje y me sobra fe.

—¿Qué piensa cuando se entera de que Kirchner pasó el fin de año con Lázaro Báez?

—Ratifica que son una banda de ladrones. Siempre las asociaciones ilícitas se juntan para fin de año. Uno se junta con los amigos y otros se juntan con los integrantes de la banda. Estas cosas me ayudan a seguir. Para mí, es un honor tener los patitos desalineados porque esto significa racionalidad en una nación que se ha vuelto un poco loca.

—¿Es Reutemann o Duhalde?

—Es todo un juego sólo de Duhalde. A Reutemann hay que dejarlo tranquilo, es una persona valiosa para la nación y también muestra la expresión de un peronismo razonable y republicano.

—¿Duhalde será candidato?

—No nos preocupa, no estamos preocupados por ninguna candidatura. Algunos creen que hacer campaña es sacarte fotos en la costa marplatense. Eso es para los diarios y para la revistas.

—Veranea en Punta del Este, el lugar vedado por el kirchnerismo...

—Hace 25 años que lo hago y la paso maravillosamente con todos mis amigos. Pasé mi cumpleaños. Hago sociales, disfruto. Sigo en la casa de mis amigos con lo cual me dan de comer y engordé de nuevo. A mí no me importa nada, soy feliz. Yo quiero ser presidenta, no modelo. Un presidente tiene que tener buen humor y paro tener buen humor tiene que estar bien alimentado. Si como rúcula me voy a enfrentar con medio país, soy capaz de comerme a los ministros.

Comentá la nota