El juez de Nueva York levantó el embargo a la cuenta del Central

Fue tras un acuerdo alcanzado entre los abogados de la Argentina y de los fondos buitre. También liberó el 1,7 millón de dólares que estaban depositados allí. El Gobierno y el titular del Central se adjudicaron el mérito por la decisión de Griesa.
El Gobierno respiró hondo ayer luego de que por la tarde se conoció que el juez de Nueva York Thomas Griesa decidió levantar preventivamente el embargo que recaía sobre las reservas en la cuenta del Banco Central en la Reserva Federal de Nueva York. Esta decisión se mantiene hasta tanto el juez tome una resolución final sobre la cuestión de fondo: la autarquía de la entidad monetaria.

Griesa liberó la cuenta de la FED en donde el Central tenía depositados 1,7 millón de dólares, pero mantuvo inmovilizados los 105 millones de dólares de las reservas del Central que ya habían sido embargadas a fines del 2005.

Fue una semana de mucha tensión, pero finalmente los abogados de los fondos buitre y del Gobierno -a pedido del juez- lograron ponerse de acuerdo para regularizar las transacciones de la entidad monetaria argentina.

La liberación de la cuenta rige, sin embargo, hasta tanto Griesa se pronuncie sobre la hipótesis del "alter ego" que promueven los fondos buitre, con NML y EM a la cabeza, que juntos demandan al país por 3,100 millones de dólares.

Esta definición podría producirse "muy pronto", según había dicho el magistrado neoyorquino a principios de la semana.

Así, las posturas en disputa son las siguientes: mientras que los fondos buitre denuncian falta de autarquía del Banco Central y lo ven como una caja más del Gobierno, la Argentina se defiende con que pueden realizarse giros para pagar bonos de deuda a los privados, sin recaer en el "alter ego" que denuncian los acreedores, y como ya lo hicieron otros países.

Estos fondos, congelados por los mismos fondos buitre que actuaron en la incautación del martes pasado, tienen "prioridad" en el caso de resolverse una eventual ejecución, según señala el fallo al que tuvo acceso Clarín.

El primero en revelar la noticia fue Amado Boudou. Al igual que Cristina Kirchner el jueves, suavizó sus palabras con Griesa, a quien elogió por la celeridad de la medida. "Es muy diferente a la jueza Sarmiento (tramita la causa contra Redrado y de las reservas), que tiene peregrinando al Estado nacional", comparó.

En seguida, Martín Redrado ratificó las declaraciones de Boudou sobre la operatividad de la cuenta, pero sembró dudas sobre la suerte de los 1,7 millón de dólares. Luego, voceros de Redrado, y también de parte del vicepresidente del Central, Miguel Pesce, ratificaron que se liberaban dichos fondos.

Cabe recordar que, ni bien se había conocido el fallo a principios e la semana, Boudou y la Presidenta tildaron a Griesa de "embargador serial".

Casualidad o no, al día siguiente Griesa endureció su postura: enmendó el fallo elevando el total que habría que pagarles a los acreedores en caso de ordenarse la ejecución del pago (a 3.500 millones de dólares), y agregó un duro párrafo donde sostenía que había "motivos" para probar que "la Argentina repetidamente demostró su voluntad de remover sus activos de la jurisdicción de esta Corte para eludir los juicios de los acreedores; y de que el Banco Central es un alter ego de la Argentina".

El miércoles, una rápida acción de la defensa argentina logró la conformación de una audiencia telefónica, en donde se buscó convencer al juez de revisar la medida. A la par, ingresó un documento de la defensa del Central que aportó argumentos a favor de la independencia de la entidad.

Griesa aceptó el pedido argentino de liberar la cuenta para diversas operaciones del Central, pero con la condición de que los términos se acuerden entre las partes. Y eso sucedió finalmente ayer.

El fondo NML confirmó ayer el acuerdo, pero precisó que se liberó sólo la cuenta de la Fed y mantuvo "las restricciones de los activos del Central en los 43 bancos" que operan allí con la entidad.

Comentá la nota