Juez le mete presión a Cristina: "De Vido y Moreno también deben irse"

El electo senador cordobés dice que la transversalidad es una etapa totalmente superada y descarta un regreso al kirchnerismo. También critica a Carrió: "Hizo una elección muy mala por haber elegido a Prat-Gay".
Luis Juez siente que desde el último 28 de junio trabaja desde otro lugar. "Es mejor construir desde la victoria", se tranquiliza. Intenta olvidar la derrota, seguida de escándalo, que sufrió ante Juan Schiaretti hace dos años, cuando disputaba la gobernación provincial. En aquella oportunidad se empezó a despegar del kirchnerismo que lo había convocado para el "proyecto trasversal". Y ahora, ya como senador electo, juega un partido propio. Piensa en volver a pelearle el cargo a Schiaretti, a quien verá esta tarde y a quien trató de "delincuente" en alguna oportunidad. De cara a 2011 cuenta, entre sus alianzas, con tres presidenciables: Hermes Binner, Elisa Carrió y Fernando Solanas. Aunque considera que es temprano para definirse por uno de ellos no duda en achacarle a Lilita la "pésima" elección que hizo en Capital.

–¿Cree que con el resultado de las últimas elecciones le alcanza para pensar en la gobernación?

–Tenemos que construir octubre de 2011, así como construimos junio de 2009. Es más fácil hacerlo desde un triunfo que desde una derrota. Aunque algunos digan que no nos fue tan bien y que Juez va a tener que cambiar de estrategia.

–En esta elección le dio un buen resultado el hecho de no lograr la alianza con el radicalismo. Dejaron a Eduardo Mondino afuera del Senado.

–Nos da lo mismo que esté Mondino o Ramón Mestre. A nosotros nos interesa prepararnos para gobernar la provincia. Contra alguno de ellos terminaremos confrontando en octubre de 2011.

–¿No habrá alianza con el radicalismo, como le gustaría a Elisa Carrió?.

–No creo que sea así. Tenemos que darle forma al Frente Cívico, que pasó de ser departamental a ser el más importante de la oposición en la provincia de Córdoba.

–Pero no querrá perderse el apoyo de Carrió…

–Tenemos relaciones con Carrió, Pino Solanas, Martín Sabbatella, Hermes Binner. Fuimos con una fuerte vinculación con un montón de sectores que integran el frente.

–¿Como evalúa la elección de Carrió en Capital?

–Muy mala.

–¿A qué lo atribuye?

–Creo que hubo una pésima valoración del conflicto. Alfonso Prat-Gay y Gabriela Michetti se disputaron el mismo segmento: la centroderecha. Había un gran electorado en la ciudad de Buenos Aires que quería una alternativa distinta. Yo no hubiese ido con Prat-Gay. Me parece que Pino con mucha inteligencia logró captar ese electorado que estaba ansioso de tener algún nivel de representación, y me alegro por él.

–Mencionó a Pino, a Carrió y a Binner. ¿Cuál es su candidato 2011?

–Falta mucho. No entro en la lógica del vedettismo, que no es la lógica de la construcción.

–¿Qué piensa de los intentos del PJ por reunificarse y del nuevo cargo de Daniel Scioli?

–Es una locura. No hay que entrar en la lógica perversa de un puñado de punteros peronistas que creen que el problema del peronismo es el problema de la Argentina. Tenemos problemas muchos más serios que el problema del PJ. Ponerse a hablar de eso significa entrar en la interna de los que hoy quieren evadirse de la responsabilidad de gobierno que tiene para con el resto de los argentinos.

–En algún momento usted fue aliado del kirchnerismo... ¿Volvería a serlo?

–No, no hay ninguna posibilidad. La transversalidad fue una etapa totalmente superada que el propio Gobierno destruyó. Con la salida de Graciela Ocaña (del Ministerio de Salud), el último atisbo que quedaba de un espacio progresista en ese gobierno se fue al diablo.

–¿Y ahora cómo define al gobierno K?

–Éste es un gobierno corrupto, de derecha.

–Pero usted fue parte. ¿Hizo autocrítica?

–La hice en su momento. La gente la sabe. La misma que tiene que hacer el periodismo. No es un pecado confiar en un gobierno cuando, después de 2001, la oferta era Néstor Kirchner o Carlos Menem. No había mucha opción.

–Mencionó la salida de Ocaña. ¿Haría cambios en el gabinete?

–No le armo el gabinete a Cristina. Aunque está claro que hay tipos que se tienen que ir. (Ricardo) Jaime se debió haber ido hace cinco años. Lo tienen que seguir (Julio) De Vido, (Guillermo) Moreno y una banda de impresentables.

Comentá la nota