El juez Martín Pérez quiere seguir en la causa contra Jorge Méndez

El Juez de Instrucción Formal de Primera Nominación, Martín Pérez, rechazó la recusación planteada en su contra por el detenido Jorge Federico Benjamín Méndez.
La determinación final ahora está en manos de la Cámara de Acusación que deberá resolver si la acepta o no.

El magistrado consideró "inadmisible" el recurso, además de contener "defectos formales que no pueden ser pasados por alto".

Si la Cámara de Acusación acepta ahora la recusación de Méndez sobre la actuación del magistrado Pérez, se hará cargo de su proceso el Juzgado de Formal 2da a cargo del Juez Dubois, y de rechazarla volverá a cargo de Formal 1ra.

Si bien no hay un tiempo para que la cámara se expida, se supone que eso ocurrirá en la semana entrante.

La recusación fue planteada por Méndez durante la indagatoria a la que estaba siendo sometido el pasado lunes por lo que fue suspendida.

Por su parte Méndez no deja de hacer notar su mala predisposición frente a la figura del juez Pérez, si se tiene en cuenta que el jueves 5, en el Juzgado Federal declaró ante la prensa que el magistrado le merece desprecio.

En esa oportunidad siguió insistiendo que esperaba la llegada del letrado Julio César Strassera, quien hasta finalizada la semana no apareció por ninguno de los fueros locales.

Como se recordará la recusación de Méndez está basada, según sus dichos, en que el magistrado le pidió en Buenos Aires un automóvil a su nombre, para dejarlo libre, teniendo en cuenta que había sido detenido en la Capital Federal de donde fue trasladado días después a nuestra ciudad.

Esta situación llevó a que Martín Pérez interrumpiera el acto de indagatoria, en el momento y fue cuando Méndez pidió ser trasladado a la fiscalía, algo de lo que luego se arrepintió.

La defensa del detenido fue captada en un primer momento por los abogados Víctor Echazú y Manuel Cattaneo. Superados los días solo Echazú asumió la defensa técnica de Méndez, ya que Cattaneo es curador oficial, en el juicio por insania, es decir defiende solo lo relacionado a su salud mental, y no a los bienes materiales.

Ese fue uno de los primeros pedidos de la defensa de la esposa de Jorge Federico Méndez, Nora Punta, por considerar que Cattaneo no debía ser abogado defensor, ya que su condición de curador oficial lo inhibía. Matías Sanz Navamuel, defensor de Punta insistió en varias oportunidades sobre la imposibilidad de esa doble funcion de Cattaneo.

Comentá la nota