El juez Herrera se defiende

El tribunal tiene que resolver la admisibilidad o no del juicio.
Hoy se cumplen los 10 días de plazo que el juez del Trabajo, Carlos Alberto Herrera, tiene para efectuar su descargo por escrito ante el Jurado de Enjuiciamiento que se constituyó el 3 del corriente para analizar la acusación planteada en su contra por el procurador general de la Provincia, Pablo López Viñals.

Este funcionario solicitó la destitución del juez por "mal desempeño y falta de cumplimiento de los deberes a su cargo".

Dentro de los próximos 5 días el tribunal que preside el titular de la Corte de Justicia, Guillermo Posadas, volverá a reunirse para determinar la admisibilidad o no del jury.

En caso de declararse la admisibilidad, el acusado quedará suspendido en su funciones y el Jurado tiene un plazo de 4 meses para resolver la acusación. López Viñals cuestiona a Herrera por las resoluciones favorables de una serie de recursos de amparo. En uno de ellos, refiere a una presentación realizada por el abogado Dante Filipovich a raíz de una sanción aplicada por el Colegio de Abogados de la Provincia.

Según el procurador el pronunciamiento no fue elaborado por Herrera, sino que el texto le fue aportado por el amparista, es decir Filipovich. También le imputa la frecuente resolución de cuestiones que se hallan fuera de su competencia.

En este caso cita un recurso en favor de una firma de artículos de pirotecnia, cuyo depósito fue clausurado por el RENAR. Le cuestiona el haber autorizado la venta de 104 toneladas de estos artículos con el riesgo que implicó para la seguridad pública.

El tribunal que deberá resolver los próximos pasos del proceso está integrado por el juez de Corte, Gustavo Ferraris; los senadores Jorge Pablo Soto y José Luis Valle; los diputados Santiago Godoy y Julio De Vita; los abogados Guillermo López Mirau y Mónica Antacle y el fiscal de Estado, Ricardo Casali Rey.

Comentá la nota