El juez Garzón, bajo fuego por una investigación al PP

La oposición lo critica por su pasado en el socialismo; enérgica defensa de Zapatero
MADRID.- Un escándalo político movilizó ayer a los máximos referentes del gobierno y la oposición de España, que intercambiaron una serie de duras acusaciones respecto del desempeño del mediático juez Baltasar Garzón en una investigación al Partido Popular.

Al calor de la campaña para las elecciones regionales, que se celebrarán este domingo en Galicia y el País Vasco, el mandatario español, José Luis Rodríguez Zapatero, y el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, se lanzaron ayer ataques por una supuesta trama de corrupción que implicaría a dirigentes del PP y que también forzó la salida de un ministro.

"El PP tiene un fenomenal lío, como tanto le gusta decir al propio Rajoy. Tiene un problema de fondo grave y muy serio." Rodríguez Zapatero se refirió así al llamado caso Gürtel, que se dio a conocer a la prensa tras una investigación realizada por Garzón.

En la pesquisa, se acusa a dirigentes regionales de la fuerza conducida por Rajoy de recibir sobornos por parte de empresarios a cambio de la concesión de obras multimillonarias y favores políticos.

El caso puso en la mira a Francisco Correa (Gürtel, en alemán), empresario y supuesto conductor de la red que, según la denuncia del magistrado, estaría directamente involucrada en el aporte de grandes cantidades de dinero a la tesorería del PP, a cargo de Luis Bárcenas, senador por Cantabria.

Esta operación clandestina habría tenido por finalidad lograr adjudicaciones entre 2000 y 2004 -cuando el país era gobernado por el PP- desde el Ministerio de Fomento.

También entre los nombres que escaparon al secreto de sumario surgieron los de otros importantes empresarios y hasta el de un ex socio y amigo del yerno del ex presidente José María Aznar, Alejandro Agag.

Ambos están vinculados con otros presuntos casos de intercambio de sobornos y favores, en los que también habrían tomado parte diversos diputados y senadores nacionales.

Sin embargo, el gobierno español también ha recibido fuertes contraataques por parte del PP.

Luego de dos semanas de presiones opositoras, el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, renunció, el lunes último, porque había participado de una cacería con Garzón a pesar de que éste conducía la investigación contra el PP.

Ahora todas las críticas de la oposición apuntan al juez de la causa. "Garzón es socialista, fue diputado del PSOE, no es imparcial y se ha saltado la ley", protestó ayer por la tarde Rajoy, que dudó también de la idoneidad del magistrado para esta causa por su participación en la cacería ilegal de venados en la que fue sorprendido junto con Fernández Bermejo.

En este sentido, defendió la querella que días atrás el PP le inició al magistrado. "Nosotros, al plantear una querella, demostramos que tenemos confianza en la justicia y el Estado de Derecho. La justicia tiene que ser imparcial y parecerlo, y Garzón se ha ido de caza con el ministro de Justicia, la fiscal y la policía judicial", manifestó y agregó que lamentaba que se estuviese "condenando a mucha gente sin pruebas".

Respuesta oficial

La respuesta del presidente del gobierno no se hizo esperar. Por la tarde, dudó de las condiciones del PP para gobernar el país en el futuro. "Quien tiene tantos problemas internos no se puede dedicar a los problemas de los ciudadanos. Quien tiene una crisis interna no se puede dedicar a solucionar la crisis económica", dijo Rodríguez Zapatero, y así se metió de lleno en una contienda de inocultables ribetes electorales.

Tras llamar al partido a "sentarse y arreglar sus problemas", el mandatario señaló que el PP mantiene "un enfoque radicalmente equivocado" en el caso Gürtel, ya que está realizando una "defensa general" de esa fuerza, en lugar de concentrarse sus participantes en rechazar las acusaciones en forma particular".

Por otra parte, Rodríguez Zapatero defendió al ex ministro Fernández Bermejo de las acusaciones de "connivencia" con el Ejecutivo. "Me siento muy orgulloso de la actitud del ex ministro. Su renuncia está muy, muy indirectamente relacionada con la causa que instruye Garzón", afirmó.

Además, descalificó tanto los ataques realizados contra el juez como a quienes los realizaron. "Garzón hace unos años era puesto en valor por los mismos dirigentes que ahora le critican", dijo.

Comentá la nota